Aragón: buenas rutas para apreciar toda su belleza

Aragón: buenas rutas para apreciar toda su belleza

Naturaleza y patrimonio casan a la perfección en las tres provincias aragonesas. He aquí diez grandes ideas de fin de semana

Actualizado:

Naturaleza y patrimonio casan a la perfección en las tres provincias aragonesas. He aquí diez grandes ideas de fin de semana

12345678910
  1. Ordesa (Huesca)

    Visitar el valle de Ordesa es viajar al corazón del Pirineo aragonés. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es uno de los parajes más emblemáticos y visitados de la Comunidad. Se trata de uno de los primeros espacios naturales protegidos de España. Auténtico corazón del Pirineo, reconocido como Patrimonio de la Humanidad, atesora una gran biodiversidad, el macizo calcáreo más elevado de Europa y uno de sus glaciares más meridionales. Otros preciosos lugares del Parque cercanos a Ordesa son el cañón de Añisclo y los valles de Pineta y Escuaín.

    Esta semana ABC sortea diez viajes a Aragón. ¿Quieres participar? Apúntate aquí.

  2. Grutas de Cristal (Molinos, Teruel)

    Cueva de Molinos, en Teruel
    Cueva de Molinos, en Teruel

    Las grutas de cristal de Molinos son un verdadero palacio subterráneo formado por la precipitación milenaria del carbonato cálcico disuelto en el agua. Destacan por la abundancia de depósitos cristalinos de calcita, formaciones arborescentes y estalactitas excéntricas (helictitas) de preciosas formas. Declaradas Monumento Natural e integradas en el Parque Cultural del Maestrazgo, uno de sus accesos, la cueva de las Graderas, alberga una importante población de murciélagos. No olvide vistar el pueblo, situado a unos pocos kilómetros de la cueva. Es uno de los más bonitos de la provincia.

  3. Galve, Teruel

    La pequeña localidad turolense de Galve es uno de los enclaves paleontológicos más importantes de la Península Ibérica, con seis yacimientos de huellas de dinosaurios señalizados, entre ellos, los de mayor número de icnitas de Aragón. Su singularidad y relevancia científica han dado fama mundial a Galve, donde se ubicó un Museo Paleontológico (1993) y una de las subsedes de Territorio Dinópolis. En la ribera del río Alfambra hay reproducciones de algunos dinosaurios.

  4. Laguna de Gallocanta, Zaragoza

    Laguna de Gallocanta
    Laguna de Gallocanta

    La Laguna de Gallocanta es el paraíso natural de las grullas. Se trata del humedal salino mejor conservado de Europa occidental y el mayor humedal interior de la península ibérica, con 14,5 kilómetros cuadrados. Un ecosistema singular, declarado Reserva Natural, con plantas endémicas y más de 200 especies de aves acuáticas y esteparias. Sobresale entre ellas la grulla común, que tiene aquí uno de sus principales lugares de paso migratorio. En esta laguna zaragozana, se han llegado a contabilizar más de 135.000 grullas en un mismo día.

  5. Monasterio de Piedra, Zaragoza

    Uno de los rincones de agua y roca del Monasterio de Piedra
    Uno de los rincones de agua y roca del Monasterio de Piedra

    Fue uno de los primeros cenobios cistercienses de Aragón (1195) y figura entre sus lugares más visitados. Levantado en estilo gótico junto al río Piedra, sumó luego un monasterio nuevo renacentista con ampliación barroca. En 1840 lo adquirió la familia Muntadas, que modificó el curso del río y creó un hermoso paisaje de cascadas. Declarado Jardín Histórico, alberga un hotel con spa y museos dedicados al Vino y al Chocolate. Y es que esta comarca zaragozana fue el primer lugar de Europa donde se elaboró este preciado manjar.

  6. Albarracín, Teruel

    Está considerado uno de los pueblos con más encanto de España. Albarracín cuenta con un legado arquitectónico y urbanístico del medievo, con un casco histórico que transpira encanto y sosiego. La muralla y restos del castillo, los miradores sobre el barranco del Guadalaviar, las apretadas calles y sus casas nobles… testimonian la taifa musulmana y el señorío cristiano que un día fueron. A todo ello suma la catedral gótico-renacentista, los museos Diocesano, de la Historia de la Ciudad y del Juguete y una interesante agenda cultural.

  7. Alquézar, Huesca

    Alquézar es uno de los mejores ejemplos de urbanismo medieval de España y está ubicado sobre el último cañón del río Vero, enclave de gran belleza integrado en el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara, la antesala del Pirineo. Conjunto histórico-artístico, junto a su castillo medieval sobresale la Colegiata de Santa María, edificio gótico-renacentista con valioso arte mueble y parte de un claustro románico. El recorrido de las pasarelas del río Vero, muy adecuado para familias, es otro de sus atractivos.

  8. El Monasterio de Veruela

    Fundado en 1145, fue una de las abadías más importantes del Císter en España. Su arquitectura permite disfrutar de los estilos románico, gótico, renacentisa y barroco. Monumento Nacional desde 1919 y una de las joyas patrimoniales de Aragón, está ubicado junto al Parque Natural del Moncayo. Una muralla rodea el recinto donde se alojaron y trabajaron los hermanos Bécquer (1863-64) cuando fue desamortizado. Allí Adolfo Bécquer escribió una de sus obras más conocidas: Cartas desde mi celda. Veruela es un referente de las rutas turísticas de la Comunidad y alberga el Museo del Vino de la DO Campo de Borja.

  9. Loarre (Huesca)

    Fundado en los inicios del siglo XI, es una de las fortalezas románicas mejor conservadas de Europa y un apreciado plató de películas históricas, como El reino de los cielos, del director Ridley Scott (2005). Verdadera joya de la arquitectura civil y militar de la época, con espléndidas vistas panorámicas sobre la Hoya de Huesca, es una fundación del gran monarca hispano Sancho III el Mayor, que amplió su nieto Sancho Ramírez, rey de Pamplona y Aragón.

  10. La Aljafería (Zaragoza)

    El rey Abu Yafar de Zaragoza ordenó construir este monumento capital del arte hispano-musulmán, el palacio islámico del siglo XI más importante de Occidente, catalogado como Patrimonio Mundial. Su muralla de robustos torreones guarda también una torre vigía más antigua y preciosas techumbres mudéjares. Ha sido recinto fortificado, residencia real medieval, sede y cárcel de la Inquisición, palacio de los Reyes católicos, cuartel y, desde 1987, flamante sede de las Cortes de Aragón.