Las mejores direcciones para comer en Zamora

Las mejores direcciones para comer en Zamora

Desde los típicos asados, embutidos o setas hasta el pulpo, arroz y ancas de rana. Todo un mundo gastronómico por decubrir

Actualizado:

Los productos que son el resultado de la actividad agrícola y ganadera de Zamora son el gran emblema de su cocina. Así, diversos son los platos que se preparan con carnes de cabrito, como los asados y estofados. También es muy demandado el cerdo, del que se elaboran excelentes embutidos de manera artesanal (chorizos y salchichones, principalmente).

Carnes de caza

Los guisos zamoranos suelen contener carnes de caza como las codornices, palomas, perdices y liebre; aunque cada vez es más frecuente saborear una de sus especialidades: la carne de jabalí con puré de manzanas cocidas.

En la provincia de Zamora es muy habitual disfrutar de unas tapas durante el aperitivo. Las más habituales son las mollejas, las cachuelas, callos, morros, los pinchos morunos y el dos y pingada (dos huevos fritos con dos lonchas de jamón pasado por la sartén).

La producción de quesos zamoranos tiene una gran relevancia. Los más populares se elaboran con leche de vaca o mezcla de leche de oveja y de vaca.

Algunas sorpresas gastronómicas

La gastronomía de Zamora posee verdaderas sorpresas como las ancas de rana (procedentes de las charcas de los ríos de la zona), bien sea fritas, a la plancha o al ajillo; acompañadas de arroz, patatas fritas y ensalada. El pulpo y el bacalao en salazón son de consumo muy habitual, a pesar de no tratarse de una zona costera.

Es fácil encontrar en Zamora pescado fresco y variado, tanto truchas de Sanabria como cangrejos de río. Incluso pescado gallego que se queda en la provincia durante su ruta hacia Madrid, motivo por el que es fácil comer merluzas, cocochas, rapes o rodaballos.

Los platos más populares son el bacalao al ajo arriero, que también se prepara de otras maneras tomando los nombres de “a la tranca” y “a lo tío”. El pulpo a la sanabresa (similar al que se hace a la gallega, pero con una preparación y condimentación peculiar de la zona de Sanabria), o la trucha de los ríos cercanos que también forma parte del menú de pescados.

En cuanto a la huerta zamorana destacan las setas como los boletus de los montes, los níscalos de los pinares o las setas de cardo, pero tampoco pueden faltar los garbanzos, los espárragos o los habones de Sanabria. El ajo está muy presente en la gastronomía de Sanabria.

Se emplea tanto para condimentar comidas como el ingrediente principal de algunas sopas. En este sentido son muy populares las sopas de ajo (plato que fue tradicionalmente desayuno en la mayoría de los pueblos y aun hoy en día se mantiene la costumbre de tomarlo en algunas localidades durante la temporada en que realizan la matanza y, de manera especial, es el desayuno típico y casi obligado en la madrugada del Viernes Santo).

Otra de las recetas más arraigadas es el arroz a la zamorana que se basa en ingredientes derivados del cerdo, pata, oreja y morro, condimentado con pimentón y en el que no falta el ajo, cebolla, perejil, tomillo y orégano entre otros.

Suculentos dulces

La oferta repostera de la zona es muy variada, destacan los rebojos zamoranos, los aceitados, los borrachos, empiñonados, el bollo maimón o la tarta del Císter, elaborada por las monjas de Benavente, elaborada con almendras y huevo hilado.

En el apartado de los vinos destacan los caldos adscritos a la Denominación de Origen Toro, son vinos de alta graduación y fuerte carácter, de color brillante y una amplia tradición.