Los Rolling Stones suspenden sus conciertos en Hong Kong por la neumonía atípica

Hong Kong. Agencias
Actualizado:

La epidemia de neumonía atípica, que ha causado ya la muerte de 53 personas en todo el mundo, llevó hoy a la mítica banda "The Rolling Stones" a anunciar la cancelación de sus dos conciertos en Hong Kong. Con un saldo de diez muertos y al menos 316 infectados, la ex colonia británica concentra la mayoría de los casos de la enfermedad en el Sudeste Asiático, aunque el foco principal se encuentra en China, con 34 muertos y casi 800 infectados. 

Para evitar el potencial contagio entre los miles de fans que estaba previsto asistieran a sus dos conciertos en Hong Kong este fin de semana, los "Rolling" han decidido cancelar los eventos. La gira de la banda liderada por Mick Jagger incluía además un concierto el próximo uno de abril en la ciudad china de Shangai, aunque se desconoce si seguirán adelante con esa actuación. Lo mismo han hecho otros artistas que tenían previsto ofrecer conciertos en Hong Kong, como el veterano cantante Andy Williams, que pospuso sus actuaciones de forma indefinida para "evitar riesgos de salud". 

El Ejecutivo honkonguense ha reconocido que la situación está fuera de control y se plantea imponer una cuarentena masiva para todos aquellos que hayan estado en contacto con los afectados por la dolencia pulmonar. Sin embargo, hoy se abrió un rayo de esperanza ya que científicos de la Universidad de Hong Kong anunciaron que han identificado el virus causante de la enfermedad, perteneciente a la familia"coronavirus". 

El director del departamento de virología de esa universidad, Malik Peiris, indicó en una conferencia de prensa que el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (EEUU) ha confirmado el descubrimiento. El hallazgo contribuirá a encontrar una cura a este Síndrome Respiratorio Agudo (SARS, siglas en inglés), que se ha propagado desde China a tres continentes en unas semanas. 

La OMS tiene un equipo de expertos en el territorio para investigar de dónde provino el agente infeccioso y cómo se transmitió entre la población, y establecer qué medidas son necesarias para controlarlo. Se cree que la enfermedad fue introducida en Hong Kong por un médico chino portador del virus que se alojó durante varios días en un hotel del territorio, en el que habría contagiado a varias personas. En un intento de controlar la enfermedad, las autoridades han enviado a los diferentes consulados en Hong Kong una lista con los nombres de los cerca de 70 extranjeros que coincidieron en el hotel con el médico, para averiguar su paradero y determinar si están afectados por la enfermedad respiratoria.

Mientras tanto, la población honkonguense, cada vez más intranquila, acusa al Gobierno de negligencia por haber reaccionado demasiado tarde y no haber impuesto medidas preventivas, como el cierre de las escuelas. En la vecina Singapur, en cambio, todos los colegios permanecen cerrados desde hoy y hasta el 6 de abril para evitar el contagio entre los alumnos, después de que ayer, miércoles, la enfermedad causara las dos primeras muertes en la ciudad-estado.

Las autoridades han impuesto todo tipo de medidas de precaución en el manejo de los cadáveres, similares a las aplicadas a las víctimas del sida, como colocarlos dentro de bolsas de plástico y ataúdes sellados para asegurarse de que sale el menor aire posible durante la cremación. Además, se ha establecido una cuarentena obligatoria durante diez días para 861 personas, con multas de hasta 3.000 dólares para aquellos que no la respeten. Hasta el momento hay 73 casos de neumonía atípica confirmados en la ciudad-estado, nueve de ellos graves, según los últimos datos de la OMS. El síndrome respiratorio se encuentra también en Vietnam, donde cuatro personas han muerto y hay otras 58 infectadas por la enfermedad. En Taiwán, la OMS ha confirmado la existencia de seis casos, aunque otras 15 personas presentan los síntomas de la neumonía atípica: fiebre, tos, dificultades respiratorias y dolores de cabeza y musculares. 

La neumonía atípica, que se cree tuvo su origen en China, se ha extendido ya a tres continentes y se ha cobrado la vida de 53 personas, además de infectar a más de un millar.