Una grúa retira el autocar del lugar del accidente

Nueve heridos al colisionar un autocar de estudiantes con un camión

Zaragoza. Agencias
Actualizado:

Siete estudiantes catalanes y los conductores del autobús y el camión que chocaron esta madrugada en Cetina (Zaragoza) quedarán ingresados en el hospital comarcal de Calatayud con pronóstico menos grave, informó el centro sanitario.

El hospital informó en un parte médico de que en el servicio de urgencias se atendió a los 37 estudiantes que viajaban en el autobús, treinta de ellos de cortes y contusiones, por lo que serán dados de alta a lo largo de esta mañana.

Otros siete estudiantes y los dos conductores permanecerán internados en el hospital con pronóstico menos grave para ser sometidos a diversas exploraciones, según señala el parte médico.

El accidente se registró alrededor de las 5,30 horas en el kilómetro 201 de la autovía Zaragoza-Madrid, al chocar por alcance el autocar matrícula LE-3870-AB con un camión articulado M-9372-HS, que transportaba pintura.

Los estudiantes, de entre 20 y 23 años, habían salido de la Facultad de Empresariales de la Universidad de Barcelona la medianoche pasada para coger hoy en Madrid un avión con destino a Túnez, según explicó uno de los jóvenes universitarios. El suceso, según precisó el estudiante, se produjo al chocar por alcance el autobús con el camión.

Otra estudiante relató que antes del impacto oyó gritar a uno de sus compañeros y "cuando miré hacia adelante teníamos el camión justo enfrente. Nos lo hemos tragado enterito". "Pero todo ha sido un susto", concluyó la joven, tras indicar que al producirse el accidente cuando todavía era de noche, el choque y la salida del autobús fue muy impactante, hasta que llegaron las ambulancias para hacerse cargo de los heridos.

El tráfico en la autovía quedó restringido durante varias horas a consecuencia del accidente, dado que el autobús se cruzó en la calzada, sin que llegara a volcar, y se habilitó un carril en sentido a Zaragoza para permitir el tránsito con destino a Madrid.

Los estudiantes salieron a las 00:00 horas de Barcelona para tomar en Madrid un avión con destino a Túnez, donde pretendían pasar unos días de vacaciones en la ciudad de Hammamet, hasta el 20 de marzo. Según explicaron, el viaje era un premio que les había tocado en una promoción de una conocida marca de bolígrafos y rotuladores.