Al menos 32 heridos en una brusca maniobra para evitar la colisión de dos aviones

Tokio. Agencias
Actualizado:

Al menos 32 pasajeros y tripulantes de un avión Boeing 747 de la aerolínea Japan Air Lines (JAL) que viajaba hacia Okinawa resultaron heridos hoy en una brusca maniobra que el piloto tuvo que efectuar para evitar una colisión en vuelo con otro avión, informaron las autoridades.

«Una mujer se desmayó. Muchos de los 32 heridos sufrieron contusiones en la nariz, las caderas y la espalda, mientras que otros se cortaron el rostro», indicó un portavoz de los bomberos de Tokio, Hideo Shimizu.

«Pensé que nos íbamos a estrellar. Fue terrible, una amiga fue propulsada violentamente por los aires y su cuerpo golpeó contra las paredes del avión. Había sangre en muchos asientos», declaró una pasajera, interrogada por el canal de televisión NHK al desembarcar.

Con 411 pasajeros y 16 tripulantes, el vuelo JAL 907 regresó al aeropuerto de Tokio-Haneda a las 16.50 hora local (07.50 GMT)después de haber estado a punto de colisionar media hora antes con otro avión, al parecer el vuelo 958, también de la JAL, procedente de la ciudad surcoreana de Pusan, que aterrizó en el aeródromo internacional de Tokio-Narita.

Tres de los heridos revisten cierta gravedad y no pueden caminar, mientras que el resto, la mayoría mujeres, sufrió golpes por caídas de objetos o al haber salido despedidos bruscamente hacia el techo del aparato en la maniobra.

Según el Ministerio de Transportes, Infraestructuras y Suelo, la proximidad de la otra nave accionó los dispositivos de alerta del avión que se dirigía a Okinawa, y el comandante realizó una brusca maniobra para evitar la colisión.

Por el momento se desconocen más detalles, como la distancia a que llegaron a aproximarse ambas naves.