Huracán Michelle comienza a azotar Cuba

La Habana, agencias
Actualizado:

    El huracán Michelle, el peor que golpea a Cuba en los últimos 50 años, comenzó a azotar hoy a la Isla de la Juventud (antigua Isla de Pinos), unos 125 kilómetros al sur de La Habana, con vientos de hasta de 124 km/h, en tanto que obligó a las autoridades del estado norteamericano de Florida a evacuar los cayos.

   Los vientos en torbellino se mantienen en rango de los 215

kilómetros por hora, según informó el cubano Instituto de

Meteorología (IM), que situó a Michelle con rumbo noreste, por lo que

se prevé que ingrese a Cuba por la provincia de Matanzas, 120

kilómetros al este de La Habana.

   Según estimaciones del Centro Nacional de Huracanes de Miami,

Michelle podría alcanzar mañana los cayos, que se extienden sobre una

distancia de 200 kilómetros, aunque esperan también que se halle al

menos parcialmente debilitado tras descargarse sobre Cuba.

   Ya ayer se aconsejó a los turistas que abandonaran esta zona del

sur de Florida y el gobernador del estado, Jeb Bush, decretó de

manera preventiva el estado de alarma.

   Este huracán, de categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson, de

un máximo de cinco, es similar al que pasó sobre La Habana en octubre

de 1944.

   Michelle, que ya ha causado al menos 10 muertos, 26 desaparecidos

y graves destrozos en Honduras y Nicaragua, se fortaleció durante la

noche de ayer y madrugada de hoy, mientras avanzaba a unos 15

kilómetros por hora hacia Cuba.

   La Defensa Civil de Cuba reportó la evacuación de 466. 000 personas

en las provincias occidentales y centrales del país (Pinar del Río,

La Habana, Ciudad de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos,

Sancti Spiritus y Ciego de Avila), así como la puesta a resguardo de

unos 625. 000 animales en lugares altos.

   En la capital cubana, de poco más de dos millones de habitantes,

las lluvias, los vientos y los cortes de fluido eléctrico comenzaron

a sentirse desde las primeras horas de esta madrugada.

   Las autoridades cubanas han dispuesto la interrupción total del

servicio eléctrico para cuando los vientos sobrepasen los 70

kilómetros por hora, y su restitución recién tras el paso del

huracán, lo que se supone sucederá mañana o el martes.

   Asimismo, en Cuba han sido cancelados los vuelos de aerolíneas

nacionales e internacionales, la navegación de embarcaciones y el

servicio de ómnibus y trenes interprovinciales.