La etarra «Tigresa» achaca a «valores» de ETA el asesinato de un presunto traficante

Madrid. Agencias
Actualizado:

La etarra Idoia López Riaño aseguró hoy que dentro de la banda terrorista "tenemos también ciertos valores" al referirse al asesinato en 1985 de un hombre a quien los miembros del "comando Oker" consideraban traficante de drogas, y concluyó suintervención en un juicio con el grito "Gora Euskadi ta Askatasuna".

López Riaño, alias "Tigresa", se negó a declarar en el juicio que hoy quedó visto para sentencia en la Audiencia Nacional y en el que el fiscal solicita para ella 27 años de cárcel por el asesinato de Angel Manuel Facal en 1985, y sólo hizo uso de su derecho a la última palabra.

La terrorista argumentó durante su intervención que no se habla de las "otras víctimas" en referencia, según dijo, a los niños de los colegios en los que supuestamente introducía droga el presuntonarcotraficante, ni de la "rentabilidad política que el Estado sacaba de estas actuaciones" con el "beneplácito de las fuerzas del orden".

Asimismo, y antes de que el presidente de la Sala decidiese quitarle la palabra después de recordarle que tales acusaciones no justifican el asesinato, López Riaño aseguró que sigue "siendo testigo de un desfile de torturadores impunes" en relación a losfuncionarios de la policía que hoy declararon.

El Ministerio fiscal solicita 27 de años de cárcel para la procesada por el asesinato el 25 de febrero de 1985 de Angel Manuel Facal en la localidad guipuzcoana de Pasajes San Pedro cuando enesas fechas formaba parte del "comando Oker" junto a Jose Angel Aguirre y Ramón Zapirain, ya condenados por estos hechos.