Craig Venter, destituido como presidente de Celera

Francfort. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El científico norteamericano Craig Venter, pionero de la decodificación del genoma humano, cedió la presidencia de la empresa de su creación, Celera Genomics. 

Según el diario alemán "Frankfurter Allgemeinen Zeitung", Venter,  que en abril de 2000 dio a conocer la decodificación casi completa del genoma humano, permanecerá en la empresa como jefe del grupo deconsejeros científicos. 

Junto con el director del multiestatal Proyecto Genoma Humano,  Francis Collins, Venter dio a conocer en 2000 en la Casa Blanca en Washington los primeros "mapas" de los alrededor de 30. 000 genes que comprenden la herencia humana. 

Previamente, había logrado Venter decodificar el genoma de la mosca de la fruta, la Drosophila melanogaster, y, según se afirma,  llevaría la delantera en el desciframiento del genoma del ratón. 

Según la versión online del "Washington Post", se desconocía aún si la renuncia de Venter a la presidencia de su empresa fue por razones personales o por presiones. 

Una declaración de la empresa afirmaba hoy que se precisa de nuevos ejecutivos para traducir en lucrativos productos farmacéuticos los éxitos de Celera en la investigación del genoma.

Uno de los objetivos de la investigación genética es ofrecer medicamentos "a la medida" del paciente, dirección que, según el "Washinton Post", "no es el fuerte de Venter".

Luego de trabajar en el Instituto Nacional de Salud (NIH) en Bethseda, Venter se independizó, creando su propia empresa. En su carrera por el Proyecto Genoma Humano, se unió en 1998 con AppleraCorp. de Norwalk (Connecticut), fabricante de poderosas computadoras de decodificación.

 De esa alianza surgió Celera Genomics en Rockville (Maryland), que ha realizado trabajo pionero en la investigación genética. 

Pese a estos éxitos, según el "Washington Post", hubo entre Venter como presidente de Celera y el jefe de la empresa matriz Applera, Tony White, tensiones que ahora podrían haber conducido a la renuncia del reputado científico.