Confiesa el ladrón del manuscrito del próximo «Harry Potter»

Londres. Agencias
Actualizado:

Un trabajador de la empresa británica encargada de imprimir el próximo libro de la serie de Harry Potteradmitió hoy ante el juez encargado del caso que robó varios capítulos del original con la intención de venderlos.

Donald Parfitt, el conductor de una carretilla elevadora de la imprenta Clays Printers, en el condado de Suffolk (este de Inglaterra), resolvió así el misterio que rodeaba a "Harry Potterand the Order of the Phoenix", cuya publicación está prevista para el 21 de junio.

Parfitt fue detenido el pasado 7 de mayo como acusado de robar los tres primeros capítulos del nuevo libro de la escritora Joanne K. Rowling e intentar venderlos al diario británico The Sun por35.000 euros (unos 40.300 dólares).

Tras su confesión hoy en el juzgado de Lowestoft (Suffolk), el juez pospuso la sentencia hasta el próximo 4 de junio y afirmó que "considera todas las opciones".

Parfitt explicó a la policía que había encontrado las copias por casualidad en el aparcamiento de su empresa, a pesar de las extremas medidas de seguridad puestas en marcha por la imprenta.

Desde entonces, llamó junto con otras personas a The Sun, intentando sacar beneficio con la venta de esas páginas, pero el rotativo informó a la policía inmediatamente.

Como si de una historia de espías se tratase, el periódico pactó una cita en el aparcamiento de un supermercado con un hombre que decía llamarse James y tener en su poder los tres capítulos, y queno era otro que Parfitt.

De esa forma, el pasado 7 de mayo este hombre fue detenido junto a otras tres personas.

Richard Mann, abogado de Parfitt, afirmó que su defendido lo siente mucho y que deseaba que "todo esto no hubiese ocurrido". "Su nombre está ahora asociado con la falta de honradez. Piensaque va a perder a todos sus amigos. Y lo que sí va a perder es su trabajo", manifestó Mann.

Los otros detenidos son dos jóvenes de 16 años que admitieron haber tenido en sus manos el documento robado y un carpintero de 18 años que ha negado que esté relacionado con el caso.