Chirac critica a EEUU y pide reequilibrar su peso en Latinoamérica

Madrid. Agencias.
Actualizado:

El presidente francés, Jacques Chirac, criticó hoy repetidamente en conferencia de prensa en Madrid a Estados Unidos y pidió que se reequilibre su peso en América Latina.

En rueda de prensa posterior a su participación en la II Cumbre Unión Europea-Latinoamérica y Caribe, Chirac dijo que "la voluntad de reequilibrar el triángulo atlántico" había estado presente tanto en la primera cumbre -celebrada en Río de Janeiro en 1999- como en la actual.

Chirac evitó hablar de "pulso" entre europeos y estadounidenses con respecto a América Latina, pero dejó claro que "no está mal que cada nación defienda sus propios intereses" y que "hay que sacar las consecuencias de una realidad: todo lo que une en el plano económico, político, cultural y lingþístico a Europa y América Latina".

El presidente francés criticó con dureza las medidas proteccionistas recientemente anunciadas por Estado  Unidos para proteger su producción de acero, madera y productos agrícolas. Dijo que los participantes en la cumbre de hoy habían evocado estas medidas y "lamentado enormemente este unilateralismo contrario a toda visión equilibrada y serena del mundo".

Esas medidas "serán negativas para los países emergentes y en vías de desarrollo, y en el momento en que se evoca la necesidad de humanizar la mundialización (...) van exactamente en el sentido contrario". Más adelante, y refiriéndose a la emigración, Chirac volvió a criticar a Estados Unidos por "mostrar que van a aportar un aumento de su contribución a su ayuda pública al desarrollo, cuando todos saben que es una de las más bajas del mundo en relación con su Producto Interior Bruto, y toman decisiones que tienen por objeto disminuir los medios de los países emergentes". "No hay mundialización de la economía sin mundializar la solidaridad", remachó Chirac en una nueva alusión a las medidas proteccionistas.

Por otra parte, el presidente francés aludió también a la futura apertura de un proceso negociador para un proceso de asociación de la UE con los países de Centroamérica y la Comunidad Andina y mostró cierto escepticismo sobre tales acuerdos. "Es un asunto delicado y debe ser bien meditado en interés de las dos partes, porque un acuerdo supone que cada una de las partes hace concesiones".

Chirac recordó que muchos de estos países gozan de un Sistema de Preferencias Generalizadas como ayuda en su lucha contra el narcotráfico, por lo que "no tiene concesiones que hacer y, si empezasen muy deprisa una negociación de este tipo, comenzarían por perder".