El coronel rebelde Soto, el pasado jueves, durante las protestas frente a La Casona

Chaves descarta una rebelión  militar mientras sus opositores anuncian nuevas movilizaciones

CARACAS. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente Hugo Chávez ha roto su silencio y aseguró la pasada madrugada que Venezuela no confronta "ningún riesgo" de rebelión militar, en su primera reacción pública tras la rebeldía del coronel de la Fuerza Aérea, Pedro Soto, quien exigió el jueves su renuncia y podría volver a ser epicentro de movilizaciones en la calle, si es arrestado el lunes cuando prevé presentarse a sus superiores.

Chávez declaró a la Televisión Nacional de Chile, en una breve entrevista retransmitida la pasada noche por el canal Globovisión de Caracas, que "no hay  ningún riesgo" de rebelión militar en su país.

El mandatario de 48 años y teniente coronel dado de baja aseguró conocer la Fuerza Armada Nacional (FAN) "por dentro" y "quién es quién en los cuarteles venezolanos", negando tajantemente un malestar dentro del sector castrense del país petrolero.

Según Chávez, si alguien tuviera la intención de desestabilizar a Venezuela, o de sacarlo del poder, hubiese marchado hacia el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno, y no hacia su residencia oficial de La Casona.

Hugo Chávez aseguró que la petición pública de renuncia al cargo que ledirigió el coronel Soto forma parte de un "show" montado por la oposición y reiteró que en la Fuerza Armada Nacional (FAN) reina "absoluta calma".

Chávez dijo que "nosotros teníamos información de que iba a ocurrir" en estos días un pronunciamiento contra el Gobierno por parte de un militar en activo, pero "no sabíamos quién era exactamente", según informó la televisión local Globovisión, que recoge unas declaraciones del mandatario venezolano a un periodista chileno con el que se entrevistó en el Palacio de Miraflores, sede del Ejecutivo.

Así, se refirió a la marcha que encabezó en la noche del jueves el coronel rebelde Soto hacia La Casona, en el exclusivo este caraqueño, acompañado de miles de simpatizantes, horas después de haber pedido públicamente en un foro sobre libertad de expresión la dimisión del jefe de Estado. 

Este sábado, el abogado de Soto, Hidalgo Valero, también coronel de la Fuerza Aérea pero ahora retirado y encendido antichavista, advirtió en una entrevista radial que el oficial rebelde se presentará ante su comando el lunes si antes de la hora prevista "no hay ningún atropello". 

El defensor advirtió que si Soto "es detenido arbitrariamente vamos a llamar a la población a que hagamos una vigilia en su sitio de reclusión hasta tanto sea puesto en libertad". En la entrevista de este sábado, el mandatario venezolano opinó que los medios difundieron "al mundo una falsa idea" sobre el impacto de la rebelión de Soto, y cuestionó que dejaran entrever que en Venezuela "estuviera en puerta una rebelión militar, un estado de insatisfacción, lo cual es absolutamente falso".

En la tarde del jueves, tras exigir la renuncia de Chávez, Soto encabezó, siempre vestido de traje militar, una concentración de miles de simpatizantes en la Plaza Altamira, en un exclusivo barrio residencial de este caraqueño, que luego marchó a la residencia oficial del jefe de Estado, a unas 20 cuadras de ese lugar.

A la rebelión de Soto se sumó en la noche del jueves el capitán de la militarizada Guardia Nacional, Pedro Flores, quien, según versiones de prensa, se entregaría el miércoles a las autoridades militares.

Soto prevé presentarse este lunes a las 9H00 local (13H00 GMT) ante al comandante de la Fuerza Aérea, general Régulo Anselmi López, en el aeropuerto caraqueño La Carlota, donde opera la principal base aérea de la capital venezolana y se encuentra el despacho el ministro civil de Defensa, José Vicente Rangel.

Anselmi dio a Soto un plazo de 72 horas para su presentación al comando de su arma, que si no cumple será declarado desertor y podría ser arrestado. El abogado insistió en que el coronel Soto "puede estar perfectamente en libertad", mientras la autoridad militar prepara un consejo de investigación y alguna medida judicial en su contra.

Según Valero, Soto se encuentra actualmente "en buen resguardo, con muy buena salud".  Por otra parte, el abogado Valero auguró que otros militares activos se sumen a la exigencia de que Chávez renuncie a la presidencia. "Yo pienso que hay muchos, más de lo que se imaginan", dijo.

Soto es el segundo coronel de la Fuerza Aérea se manifiesta públicamente en contra de Chávez, que en 2000 instó a los oficiales descontentos a emitir su opinión a través de la prensa. El primero público fue el oficial Silvino Bustillos, quien fue dado de baja.

El vicepresidente Diosdado Cabello admitió que ahora hay un tercer militar activo en estado de rebeldía, cuya identidad no reveló. Chávez, un teniente coronel del ejército de 48 años que ganó las elecciones presidenciales en 1998, siete años después de encabezar la fallida intentona golpista del 4 de febrero de 1992, es acusado de politizar y sembrar la indisciplina en las fuerzas armadas, con su intento de implantar un régimen cívico-militar en Venezuela.

Después de que los simpatizantes del coronel rebelde cesaran sus manifestaciones al anochecer del viernes, y de que el militar anunciara que se presentará el lunes en su comando, sólo se mantuvo la vigilia de los simpatizantes de Chávez frente al céntrico presidencial Palacio de Miraflores.

El sábado, en el primero de los cuatro días festivos de carnaval, Venezuela amaneció en calma, especialmente Caracas, que lucía vacía por la salida de muchos de sus habitantes a lugares de playas y montañas.