Casi 400 personas han sido detenidas en la investigación de los atentados

WASHINGTON. Agencias
Actualizado:

Casi 400 personas, entre ellas dos hispanos, han sido detenidas en el curso de la investigación de los atentados terroristas del pasado 11 de septiembre. Las autoridades federales han anunciado de que otras 400 son buscadas para ser sometidas a interrogatorio ante la posibilidad de que puedan proporcionar información crucial sobre los ataques que causaron la muerte de casi 7.000 personas.

El número oficial de arrestos o detenciones se dio a conocer cuando el gobierno ordenaba repetir la investigación de antecedentes de todos los trabajadores de los aeropuertos y se prohibía el despegue de aviones de fumigación ante el temor de que pudieran ser utilizados en otro ataque.

El Secretario de Justicia, John Ashcroft, informó ayer, lunes, de los nuevos detalles sobre la investigación en una audiencia ante el Comité de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes.

Ashcroft indicó que en el proceso se han ordenado 324 registros, se han emitido 103 órdenes judiciales y 3.410 citaciones, en lo que calificó como la mayor pesquisa en la historia de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). "Estamos avanzando de manera muy activa", expresó el Secretario de Justicia, quien aclaró que el número de detenidos o arrestados es de 325, el doble del difundido oficialmente la semana pasada.

Fuentes del Departamento de Justicia manifestaron que ninguno de los detenidos o arrestados ha sido acusado formalmente de los ataques y que algunos ya han sido puestos en libertad.

Paralelamente, dos hispanos han sido acusados de ayudar a tres de los terroristas que llevaron a cabo los ataques del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington.

Fuentes judiciales indicaron que Herbert Villalobos y otro hombre a quien se identificó sólo como "otro hispano", firmaron documentos para los piratas aéreos que llevaron a cabo el secuestro del vuelo 77 de American Airlines, estrellado contra el Pentágono. La acusación formal contra los dos hombres fue presentada en una declaración jurada ante un tribunal federal del vecino estado de Virginia. El documento indicó que Villalobos, quien utilizó el nombre de Oscar Díaz, firmó papeles en los que certificó que Abdul Aziz Al Omari, uno de los presuntos piratas aéreos, tenía residencia en Virginia.

La identificación del segundo hispano no se dio a conocer debido a que sería un testigo confidencial. Este último también firmó una certificación de residencia utilizada por Ahmed Saleh Al Ghamdi, otro de los presuntos terroristas, para sacar una licencia de conducir, manifestó el documento.

En su comparecencia ante el comité, Ashcroft presentó un plan de cinco medidas para combatir el terrorismo, que debe ser "una prioridad nacional", según dijo. El Gobierno debe "utilizar toda herramienta posible en la lucha contra el terrorismo. Exhorto al Congreso a que actúe parafortalecer nuestra capacidad y luchar contra este mal", dijo Ashcroft.

Estas medidas otorgan a las autoridades las herramientas "para identificar, desmantelar y castigar a las organizaciones terroristas antes de que puedan volver a atacar", dijo Ashcroft. El plan pretende mejorar la capacidad de los servicios de espionaje para vigilar las comunicaciones electrónicas de las organizaciones terroristas, proteger la integridad de las fronteras del país y mejorar la investigación y procesamiento judicial de los terroristas.

También propone desarticular el entramado financiero de las organizaciones terroristas, mediante la congelación y confiscación de fondos y demás recursos, además de que prohíbe cualquier transacción financiera con esos fondos.

El plan autoriza operaciones de emergencia en respuesta a los atentados, mayor asistencia a las víctimas de la catástrofe y posibles recompensas por la detención y arresto de terroristas.

El objetivo de desarticular el apoyo financiero fue anunciado por el presidente George W. Bush, quien dio a conocer una lista de personas y empresas a las cuales se congelarán activos en Estados Unidos.