Es Noticia

La estrepitosa caída de la audiencia de Gran Hermano

Catorce ediciones parecen suficientes para un formato que está perdiendo el público que arrastró en otras anteriores

La estrepitosa caída de la audiencia de Gran Hermano
En Gran Hermano se ha visto de todo en estos trece años de programa - IDEAL.ES
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Fue el 23 de abril de 2000 cuando aterrizaba en España uno de los programas que levantaba más intrigas hasta la fecha. La simple idea de encerrar en una casa a doce personas para que convivieran y todo el país lo viera resultaba alocada y excesiva. Muchos lo pusieron en duda, hubo sectores de la población que lo criticaron hasta la saciedad y todos, alguna vez, dijimos eso de «yo no veo Gran Hermano». Pero hoy, trece años después y con catorce ediciones a las espaldas, España recordará que hubo un programa que cambió la historia de la televisión. Sin embargo, los años pesan, las audiencias también y el formato lo nota.

Mercedes Milá avisaba hace unos días de su malestar por la nueva programación del reality: las galas siempre eran los jueves, ahora son los lunes. ¿Puede esto afectar a los malos datos de audiencia? Si echamos la vista atrás, la primera edición de Gran Hermano, aquella de Ismael Beiro, del «¿Quién me pone la pierna encima? y del polo verde de Íñigo, cosechó la friolera del 36,5% de share, solamente superado por el estreno de la tercera edición del concurso, con un 38,7%. Según los datos recogidos por Elizabeth López, directora de Entretenimiento de BocaBoca Producciones y autora del libro «Gran Hermano ¿y ahora qué?», el buque insignia de Telecinco se ha movido siempre por la franja del 30% de cuota de pantalla en sus estrenos, siendo el dato más bajo el de la quinta edición con un 26,9%.

La llamada «gala 0» de la última de las ediciones ha sido la menos seguida de su historia, con un 19,3% de share, siendo este el primer año que cae del 20%.

Mismo perro con distinto collar

Aunque las siete primeras ediciones se emitieron antes de la aparición de la Televisión Digital Terrestre (TDT) en 2005, la cuota media de pantalla siempre ha oscilado entre el 27% y el 54,3% de Gran Hermano 1. Fue en 2006, con la octava edición, cuando la telerrealidad ya no reunía frente a los televisores a la masa que antes fidelizaba. Ese año bajó de los 5 millones de espectadores de la anterior edición y comenzó su viaje por los 3 millones de fieles.

En 2012, con Gran Hermano 12+1, Telecinco volvía a superar la barrera de los 4 millones de espectadores con su gala final. Según datos de Vertele, el último programa consiguió un 28% de cuota de pantalla.

¿Y ahora?

Aunque para otros programas de cualquier cadena de la TDT podría suponer un triunfo, para la «estrella» de Mediaset conseguir un 18% de share establece el mínimo de espectadores de su historia. Ya sea por agotamiento del producto, por la existencia de nuevos contenidos de telerrealidad o por el cambio de consumo de televisión, Gran Hermano está pasando sus peores momentos en cuanto a audiencia se refiere. De momento, el aviso de Mercedes Milá para cambiar de día ya ha surtido efecto. ¿Habrá alguno más?