Las intervenciones televisivas que retratan a Pablo Iglesias, líder de «Podemos»

Las intervenciones televisivas que retratan a Pablo Iglesias, líder de «Podemos»

El profesor de Ciencias Políticas ganó fama por sus polémicas apariciones en su programa y en tertulias de otras cadenas

Actualizado:

El profesor de Ciencias Políticas ganó fama por sus polémicas apariciones en su programa y en tertulias de otras cadenas

12345678
  1. Hugo Chávez: «Uno de los nuestros»

    El 5 de marzo de 2013 muere Hugo Chávez y el día siguiente Pablo Iglesias le dedica su monólogo en el programa La Tuerka, donde compara la muerte del expresidente de Venezuela con la de Manuel Fraga, ocurrida un año atrás. Iglesias dice lo siguiente: «Hace un año los demócratras no teníamos ninguna razón para estar de luto, pero hoy sí, porque hoy los demócratas hemos perdido a uno de los nuestros».

  2. «Una huelga no es un gesto, es una guerra»

    El 29 de marzo de 2012 tuvo lugar una huelga general pero Pablo Iglesias y su equipo emitieron su programa. El presentador se sintio en la necesidad de explicar el porqué. «¿Por qué estamos aquí hoy? ¿Por qué estamos emitiendo en un día de huelga general? ¿Por qué hemos estado con nuestras cámaras en los piquetes? Aquí lo hemos dicho muchas veces: para nosotros, una huelga no es un gesto; una huelga no es una manera de medir un estado de opinión; una huelga es una guerra, y en una huelga a nosotros nos gustaba ir con nuestras mejores armas».

  3. Rifirrafe con Alberto Sotillos (PSOE)

    Agria discusión con el socialista Alberto Sotillos a propósito de los desahucios. Sotillos acaba recordando el caso de una compañera suya de partida que se suicidó porque iba a perder su vivienda y exige respeto. «Felipe González, Elena Salgado, Rubalcaba, un respeto a lo que sufre Rubalcaba, a lo que sufre Carme Chacón», replica Iglesias. «Si estuvierais en los desahucios, no os asustaríais tanto de una vitrina rota de un McDonald's, no es para tanto, no es una cosa tan terrible», comenta segundos antes.

  4. «¿Cuántas matrículas de honor tuviste?»

    El debate gira en torno a la educación y el nuevo sistema de becas. Pablo Iglesias y Francisco Marhuenda se enzarzan al respeto, hasta el punto de llevar la discusión al terreno de sus respectivos currículum. Iglesias presume de los trabajos y libros que ha publicado, en contraste con la producción de su interlocutor. Finalmente argumenta: «No me perdía ninguna asamblea ni ninguna huelga y acabé la carrera con 13 matrículas de honor y premio extraordinario de licenciatura. ¿Cuántas matrículas tuviste tú?». La respuesta: «Esto no te lo voy a contestar porque tú eres un grosero».

  5. Un ego «a la altura de Carrero Blanco»

    Abril de 2012. Iglesias asegura que invitó a miembros del PP a su programa para hablar sobre la institución monárquica y que estos declinaron la invitación. «Han hecho que mi ego, que ya está bastante subido de por sí, esté volando a la altura de Carrero Blanco», afirma el ahora líder de Podemos.

  6. «No sois creíbles. Caraduras»

    Otro debate «caliente» con Iglesias de por medio. El FMI propone rebajar sueldos y por ahí discurre el debate. Una tertuliana sugiere que el Fondo debería explicar su propuesta a la salida de una fábrica. «No seais caraduras, los partidos a los que votáis vosotros jamáis le dirían eso al FMI», le interrumpe Iglesias. Sube la temperatura y vuelan los insultos en plató, de «fascista» a «tonto».

  7. Cara a cara con Rubalcaba

    Iglesias se enzarza con Rubalcaba a cuenta de los ex cargos públicos socialistas que se han incorporado a empresas energéticas. El primero habla de compañías «privatizadas». El aún secretario general del PSOE le corta: «¿Privatizadas? Seguro que no, ha dicho que una cosa que no es cierta». «Pero déjeme que le haga la pregunta, tardo un minuto...». «Es que es muy importante, no es lo mismo». Iglesias aboga por nacionalizar las energéticas. «Son soluciones de otros países, de otros modelos, por ejemplo la vieja Unión Soviética, no estoy de acuerdo con ese modelo», responde Rubalcaba.

  8. Sus recetas contra la crisis

    Como anticipo a su inmersión en política, en octubre de 2013 Iglesias dedica un minuto a «solucionar» la crisis. Sus recetas: tomar el control de la política monetaria, salir del euro y devaluar la moneda; suspender el pago de la deuda y nacionalizar la banca; convertir en públicos sectores como energía y transporte; y llevar a cabo una reforma fiscal retributiva. La guinda de su reflexión: «Evitando que le dieran un golpe de estado». ¿Sería posible? Se responde a sí mismo: «Ni de coña».