Zona de tornos del alfar de Pedro Mercedes
Zona de tornos del alfar de Pedro Mercedes - abc
artes&letras castilla-la mancha

El alfar de Pedro Mercedes en Cuenca, un proyecto que no debe perderse

La reforma del taller del artista, en peligro de perder los fondos europeos

Actualizado:

«A Pedro Mercedes, alfarero que ha elevado la cerámica a la categoría de arte». Así reza el lema de la escultura que se inauguró en Cuenca hace ahora 7 años en el Mirador al río Júcar ubicado junto al puente de san Antón. Mercedes, uno de los mejores alfareros del siglo XX en España había muerto a comienzos de 2008.

En cualquier caso, además de ese reconocimiento simbólico, lo que de verdad requiere la figura de Pedro Mercedes es que su obra pueda ser vista, expuesta, analizada y ser disfrutada por todos, público en general y especialistas. Para ello, el Ayuntamiento de Cuenca, ya desde aquellas fechas tenía claro que el objetivo era comprar el alfar-taller donde Pedro (y su familia) vivió y trabajo, y exponer en él una buena parte de su obra conservada, que en muchos casos todavía es de titularidad pública (Ayuntamiento de Cuenca y Junta de Castilla-La Mancha, en particular).

El alcalde de Cuenca en aquel momento Francisco Pulido, del PP, solicitó a la Unión Europea un «proyecto Urban» que permitiera una ayuda económica para afrontar el coste de la adquisición del solar y la adecuación del alfar para convertirlo en museo-biblioteca para la obra de Pedro Mercedes y como centro socio-cultural para el barrio en que está enclavado (san Antón). Ese proyecto fue aprobado por la UE en fechas posteriores (en ese mismo año 2008) y por tanto el Ayuntamiento de Cuenca disponía de la financiación necesaria para afrontar ese proyecto. No obstante, los primeros movimientos para salvar el alfar de Pedro Mercedes arrancan de casi 10 años antes, de finales de la década de los 90, cuando era delegado de la Junta en Cuenca el que luego sería alcalde, por el PSOE, José Manuel Martínez Cenzano.

Pues bien, hoy en día, 7 años después, ese proyecto no ha empezado a materializarse. Es cierto que se ha efectuado la compra del solar y el edificio por parte del Ayuntamiento y que se ha abonado el proyecto de obra, pero ésta no ha comenzado todavía.

El peligro, según nos cuenta Tomás Mercedes, el hijo del alfarero, es que si a 31 de diciembre de este año no han dado inicio las obras podría perderse la ayuda europea que es imprescindible para la financiación del proyecto.

Tras ver una buena muestra de cerámicas de Pedro Mercedes en casa de su hijo Tomás, lo primero que se me vino a la cabeza fue Picasso. Cuando lo comento con el hijo del artista éste me dice: «No vas descaminado. Hay una frase de Picasso sobre mi padre : ‘Un mismo duende nos ha rozado a mí y al alfarero de Cuenca».

En las obras que se estaban realizando en el alfar, hace ahora algo menos de un año, en septiembre de 2014, aparecieron restos de piezas cerámicas fechadas desde el siglo XVI en adelante, incluso un horno que podría datar del siglo XVII y que habría sido utilizado por el propio artista. Esas piezas fueron rápidamente depositadas en el Museo de Cuenca para ser inventariadas y catalogadas. En este mismo museo es donde se conserva la obra de Mercedes, propiedad de de la Junta de Castilla-La Mancha, y que podría integrarse en el nuevo museo-biblioteca cuando éste esté acondicionado.

La última actuación administrativa sobre este proyecto fue en febrero de este año 2015, cuando la Junta Local de Gobierno del anterior Ayuntamiento de Cuenca, todavía en la etapa del socialista Juan Ávila, aprobaba el proyecto arquitectónico para convertir este espacio en lo que será el Centro Cultural Pedro Mercedes, que contará con un museo dedicado a su figura, a lo que se añadirá un biblioteca municipal para este barrio y un espacio para albergar talleres artesanales.

El presupuesto previsto para estas obras era de 1,4 millones de euros y deberían estar terminadas antes de finalizar el presente año.

Ahora la pregunta que queda en el aire es si el nuevo gobierno del Partido Popular en el Ayuntamiento de Cuenca va a retomar dicho proyecto y en qué condiciones. Entendemos como lógico que quiera aportar su propio enfoque a esta iniciativa, pero lo que deseamos, igual que la inmensa mayoría de conquenses, es que no se pierda esa financiación europea y que el proyecto de recuperación del que fuera alfar y taller del mayor artesano de Cuenca en el siglo XX pueda finalmente ver la luz; su obra ser expuesta en unas condiciones adecuadas y ser disfrutada por todos, y actuar como un elemento museístico más que incremente la ya importante oferta cultural de la ciudad de Cuenca.