El castillo es propiedad del Ducado de Osuna desde el siglo XV
El castillo es propiedad del Ducado de Osuna desde el siglo XV - TERESA ROIZO

¡Ha del castillo de Montalbán!

Entregan cerca de 12.000 firmas para salvar la fortaleza que fue la más importante encomienda de la Orden del Temple

Actualizado:

A nadie le pasan desapercibidas las aberrantes imágenes del Estado Islámico destrozando el patrimonio arqueológico y cultural de muchos lugares de Oriente Medio. Este es un ejemplo extremo de lo que el hombre es capaz de hacer con los monumentos y vestigios que hablan de nuestros antepasados. Salvando las distancias, y a causa de la inacción más que de la acción humana, uno de los casos más llamativos es el castillo de Montalbán, otrora conocido, sobre todo, por ser la más importante encomienda de la Orden del Temple en el reino de Castilla.

Pues bien, precisamente esta semana se han entregado cerca de 12.000 firmas para denunciar la situación de abandono del edificio, propiedad del Ducado de Osuna desde el siglo XV, y declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931, durante la II República. Y aunque fue el pasado miércoles cuando los organizadores de esta iniciativa registraron estas firmas en las diferentes administraciones competentes en materia de cultura y patrimonio, «esta idea no es flor de un día, sino que es algo que lleva mucho tiempo gestándose», asegura el alcalde de San Martín de Montalbán, Justo Barrios, que lleva 28 años en el cargo.

«Terrible estado»

Fueron los propios vecinos de este pueblo los que comenzaron a movilizarse para defender, como hicieron los mismísimos templarios, esta fortaleza, que ahora ve cómo sus grandes murallas y sus majestuosas torres albarranas presentan un «terrible estado», como se denuncia en el escrito que el Ayuntamiento ha entregado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y a la Consejería del ramo. Los orígenes de esta movimiento ciudadano se remontan a un festival de música llamado «Bolorock», que se celebraba hace más de una década en el municipio. «Los jóvenes organizadores de este evento musical comenzaron a recoger firmas entre lugareños y visitantes», tal y como relata a ABC una de las impulsoras de la iniciativa, Silvia Sánchez, guía turística de San Martín de Montalbán.

Esta guía local se llevó posteriormente las firmas a la iglesia visigótica de Santa María de Melque —construida en el siglo VII—, que comparte importancia con el castillo en San Martín de Montalbán y que recibe a cerca de 20.000 visitantes al año, lo que provocó que la iniciativa se extendiera como la pólvora. «Los turistas dicen que es una lástima que el castillo se encuentre en la situación de abandono en la que está», señala la guía local, que además advierte del «peligro que supone visitar un monumento en ruinas y en fase de derrumbe en muchas de sus partes».

Para situarnos, el castillo se encuentra dentro del término municipal de San Martín de Montalbán, dentro de la comarca de los Montes de Toledo y al sur de dicha provincia, y se erige sobre la hoz del río Torcón, una garganta de 100 metros de altura que lo hacía casi inexpugnable. Precisamente, debido a esta situación, durante la época de la Reconquista fue un punto de defensa clave para contener las embestidas de las tropas musulmanas en una época en la que se peleaba palmo a palmo y en el que la frontera estaba muy cerca de esta zona.

Afianzar los muros

Desde el principio de la iniciativa hasta ahora han sido un total de 11.890 las personas las que han firmado este documento por el que se pide tanto al propietario como a las administraciones oportunas tomar cartas en el asunto. «Es el momento de actuar, restaurar y afianzar los muros para que este tesoro arqueológico e histórico no se pierda», se puede leer en el escrito que se ha entregado al departamento que dirige José Ignacio Wert.

Aunque el artículo 46 de la Constitución Española protege y promueve el patrimonio histórico, cultural y artístico, recuerda el alcalde de San Martín de Montalbán, «en el castillo no se han realizado reparaciones, a excepción de una pequeña intervención que hizo el ayuntamiento en los años 80 en la escalera de acceso a la torre del homenaje y en el muro principal».

Justo Barrios, que ostenta la alcaldía desde 1987, dice que siempre han presionado a los propietarios y a la administración competente para restaurar la fortaleza, «pero ha sido imposible», se lamenta. La única vez en la que estuvieron a punto de llegar a un acuerdo con el Ducado de Osuna fue en los años 90, señala el alcalde, quien explica que mediante una propuesta de convenio esta casa nobiliaria se comprometía a ceder el uso del castillo durante un tiempo y crear una escuela taller que lo rehabilitara, pero finalmente los hijos de la duquesa abortaron la operación.

El primer edil, que cede el bastón de mando hoy al no querer continuar al frente del Consistorio, asegura que, en ningún caso, se ha exigido a los propietarios el cumplimiento de la anterior Ley de Patrimonio de Castilla-La Mancha —derogada en 2014— que les obliga a «conservar, mantener y custodiar». De hecho, según cuenta, «es tal su deterioro que el castillo de Montalbán está incluido en la Lista Roja que elabora «Hispania Nostra». Esta es una asociación civil que vela por el patrimonio cultural y natural y en el famoso listado que elaboran hay más de 700 monumentos que se encuentran en ruinas, según explica a ABC su vicepresidente Carlos Morenes.

«Estamos en un momento bueno para el patrimonio, ya que la sociedad está empezando a despertarse y cada vez tiene más conciencia de lo que le rodea», afirma Morenes, quien cree que este tipo de iniciativas ciudadanas, como la que ha recogido firmas en relación al castillo de Montalbán, «no tienen una efectividad inmediata, pero es una llamada de atención a las autoridades y a los propietarios».

Otros argumentos

Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con lo que defiende esta iniciativa ciudadana. El historiador y guía contratado por el Ducado de Osuna para hacer visitas al castillo de Montalbán, Óscar Luengo, cree que algunos de los argumentos esgrimidos son positivos pero, por otro lado, opina que «no sería bueno hacer una reforma general del edificio, pues se podría desvirtuar el valor histórico que tiene». A su juicio, «el castillo está tal como estaba en sus orígenes y si se introducen materiales y elementos que no se corresponden a su época, se podría incurrir en falsos históricos».

Así las cosas, parece que las diferencias entre unos y otros son prácticamente insalvables, pero «todavía se está a tiempo de salvar el castillo», confían tanto desde el Consistorio como las numerosas personas que han suscrito esta iniciativa, que esperan no se vayan por la hoz del río Torcón, lugar por donde aún resuenan, según cuenta la leyenda, los lamentos de la reina mora que se lanzó al vacío con su hijo en brazos ante el asedio de las tropas cristianas.