El primer código del peatón
Luis Mario posa con un ejemplar de su libro «Aprendiendo a caminar. Código de circulación peatonal» - abc

El primer código del peatón

Luis Mario Pérez ha publicado, con el visto bueno de la Dirección General de Tráfico, el volumen «Aprendiendo a caminar. Código de circulación peatonal»

Actualizado:

Todo buen conductor sabe que al volante siempre debe abrocharse el cinturón de seguridad, al igual que tampoco debe olvidar señalizar correctamente cualquier maniobra que vaya a realizar con su vehículo. Pero como viandante, ¿sabemos cuáles son nuestros deberes y obligaciones? Hasta ahora, hablar del código del peatón era algo ficticio puesto que no existía ningún documento por escrito que regulara dicho comportamiento, pero desde finales del año pasado ya podemos hablar del primer código de circulación peatonal existente en España, autorizado por la Dirección General de Tráfico.

Su autor es Luis Mario Pérez, natural de Navas de San Juan (Jaén) y vecino de Ugena (Toledo). A sus 77 años, este ugenero de adopción goza de una vitalidad admirable y unas ganas inmensas de seguir aprendiendo de la vida. Además, puede presumir de ser el primer profesor de Educación Vial al que se le concedió el título en España. «Fue un examen muy duro que por aquel entonces, en 1966, dependía de Industria. ¡Estuve ocho horas de examen ininterrumpidamente, ni siquiera me permitieron tomar un refresco!», recuerda.

Durante los 38 años que ha desarrollado su labor profesional, Luis ha aprendido muchas cosas pero también ha echado en falta otras muchas. Una de las llamativas, y la razón que le llevó a embarcarse en este nuevo proyecto, fue la ausencia de pautas que regularan el comportamiento de los viandantes. «Las normas de tráfico siempre se han redactado pensando en el conductor y nunca en el peatón, existiendo una laguna que se viene gestando desde la enseñanza de la educación vial en los centros educativos», señala.

Por lo que, una vez jubilado y disponiendo de ese preciado valor que todos echan de menos: el tiempo, Luis Mario decidió que era el momento de aportar su granito de arena a la profesión a la que había dedicado toda su vida y escribió el libro «Aprendiendo a caminar. Código de circulación peatonal».

Sentido común y experiencia

Este volumen de 108 páginas está repleto de pautas, sentido común, anécdotas y, sobre todo, de una larga experiencia. En él, el lector puede aprender que hay conceptos que tenemos arraigados, como «paso de cebra», que están mal utilizados, ya que deberíamos de decir «paso cebra» o «paso de peatones». Además, explica que el peatón siempre debe circular por la derecha. «Cuando vayamos acompañando a otra personas siempre deberán ir a nuestra derecha por si viene otro peatón de frente que no moleste a quien vaya con nosotros».

Otro de los temas que aborda es el de las nuevas tecnologías, en una sociedad en la que cada día es más habitual ver a transeúntes haciendo uso de ellas mientras caminan por las calles. «El peatón deberá tener cuidado de no llevar auriculares o hacer uso del teléfono móvil al cruzar las vías, ya que esto le resta audición y atención al tráfico», advierte.

Recomendaciones todas ellas que también van acompañadas de un toque de humor a modo de anécdotas. «Un peatón ve cómo un coche atropella a una señora y él se presta a su auxilio, poniendo su mano en el corazón de la mujer para comprobar que latía. Cuando llega al trabajo le cuenta a su jefe el motivo de su retraso y el superior, interesado por el desenlace del suceso, le pregunta ¿pero latía o no latía?», a lo que el empleado responde: la tía me pegó un bofetón que mire usted el moratón que tengo en la cara», en alusión al desconocimiento que existe en torno a los primeros auxilios.