ALFILERITOS

LA NOVENA SINFONÍA

Actualizado:

El reconocimiento de su dedicación toledana para Gregorio Marañón, promotor de estas citas musicales

La catedral al completo para asistir al concierto inaugural del Festival de Música El Greco en Toledo y que se enmarca dentro de las celebraciones organizadas con motivo del IV Centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote. Actúa la Orquesta y Coros del Teatro Real de Madrid y antes del inicio de la Novena Sinfonía de Beethoven se anuncia que la interpretación de la partitura se dedicará en homenaje a las víctimas de la tragedia aérea de los Alpes franceses, del pasado martes. Un detalle que se corresponde con un emocionado aplauso del público.

Dirige Hartmut Haenchen, que es uno de los directores de orquesta que más dominan la obra del compositor alemán. Y todo sale a la perfección, sin fisura alguna, acompañado por una acústica sobresaliente que se integra en la majestuosidad del templo catedralicio. El marco histórico y monumental ayuda a la escenificación musical que cobra altura de máxima calidad bajo la firme batuta del afamado director.

Silencio respetuoso para no perder el mínimo motivo de la interpretación, que adquiere su fuerza más espectacular cuando los coros coordinados por Andrés Máspero se entregan con potencia vocalista para elevar la «Oda de la alegría» a un extremo de profesionalidad que causa admiración. Una de las obras musicales más importantes de todos los tiempos suena diferente en el recinto de prestigiosa arquitectura y el espectador se deja llevar por la magia de una sinfonía coral que despierta sentimientos ocultos. El arte hace soñar mientras tenor y bajo entran en la composición y la soprano y mezzosoprano unen sus potentes gargantas para singularizar la inspiración del Ludvig Van Beethoven (1770-1827).

Y como es obligado, el reconocimiento de su dedicación toledana para Gregorio Marañón, promotor de estas citas musicales donde la ciudad se convierte en un referente cultural de primer orden. Las ideas se transforman en realidad cuando tras ellas se encuentra la personalidad idónea para impulsarlas.