El ejemplo de la empresa familiar
Santos Sanz, Carmen Casero, Miguel Ángel Collado, Juan Corona y Juan Ignacio de Mesa - ANA PEREZ HERRERA

El ejemplo de la empresa familiar

A. GONZÁLEZ
Actualizado:

El 80 por ciento de los estudiantes terminan trabajando en una empresa familiar, es decir, 4 de cada 5 estudiantes. Esta cifra ofrecida ayer por Juan Corona, director académico del Instituto de la Empresa Familiar, es un indicativo del importante papel que juegan este tipo de empresas en el tejido económico español.

Este dado fue ofrecido ayer en el «I Encuentro de Empresas Familiares de Castilla-La Mancha. Preparadas para el futuro», que se celebró ayer en el edificio de San Pedro Mártir de la Universidad de Castilla-La Mancha. Participaron la consejera de Empleo y Economía, Carmen Casero, casi un centenar de estudiantes, representantes de empresas como Joma Sport, Delaviuda, Zemper o Cárnicas Tello y del Banco de Santander, patrocinador del acto, que además contó con la colaboración de ABC. La coordinación corrió a cargo de Felipe Hernández Perlines, profesor de la Universidad regional.

El rector, Miguel Ángel Collado, señaló que estas jornadas responden a la inquietud de la UCLM por completar la formación de los estudiantes en las aulas con el conocimiento que se puede transmitir desde la práctica real de profesionales y empresas. Collado recordó que, aunque la UCLM se financia fundamentalmente con presupuesto público, «es muy importante conseguir financiación adicional». En este sentido recalcó que ninguna de las empresas o entidades que apoyan económicamente a la UCLM ha impuesto condiciones. «Nos financian y nosotros gozamos de libertad plena para organizar lo que creamos oportuno», explicó.

Por su parte, la consejera aludió a que «es necesario prestigiar a la empresa familiar porque tiene mucha importancia en la economía de España y de Castilla-La Mancha». Con ejemplo, indicó que este tipo de empresas crean en España alrededor de ocho millones de puestos de trabajo y que alrededor del 60 por 100 de las exportaciones españolas tienen su origen en empresas familiares. En Castilla-La Mancha, apuntó, la facturación de estas empresas supera los 3.500 millones de euros, lo que equivale aproximadamente al 17 por 100 del PIB. Casero finalizó su intervención señalando dos de los retos a los que se enfrenta la empresa familiar: la innovación y el relevo generacional.

El director territorial de Banco Santander en Castilla-La Mancha, Santos Sanz Oleo, apuntó en un análisis económico más general a la mejoría de la competitividad de las empresas, a una situación financiera más saneada y en suma a un aumento de la confianza internacional. También aludió a las ventajas que en estos momentos entraña el plan Santander Advance.

En su clarividente intervención, Juan Corona se refirió a los retos propios a los que se enfrentan las empresas familiares, que resumió en cinco fundamentales. El primero es el de su propia existencia y la garantía de su continuidad, que debe ser de forma consensuada y con el acierto a la hora de dónde buscar al sucesor. El segundo reto se basa en alcanzar el tamaño adecuado, que en España es de una dimensión pequeña, circunstancia que Corona calificó de «grave».

La siguiente meta es la de la profesionalización de los órganos de gobierno y de las personas que los forman, seguido de la necesidad de inversión en I+D+i, cuyo porcentaje es de los más bajos de Europa. Por último, indicó la imprescindible necesidad de ir a la internacionalización para buscar mercados en todo el mundo. Y en relación con esto, un mensaje unánime en las jornadas dirigido a los estudiantes: la imperiosa obligación de aprender inglés y algún idioma más, así como perder el miedo a salir a trabajar a cualquier país. De hecho, algunas de las empresas que intervinieron en la jornada buscan trabajadores aquí para enviarlos al extranjero.

Experiencias personales

Especialmente enriquecedores fueron los testimonios particulares de cada uno de los representantes de las importantes empresas familiares participantes. En una mesa moderada por Juan Ignacio de Mesa, vicepresidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha, Manuel López Donaire, consejero delegado del Grupo de Delaviuda (Sonseca); Fructuoso López Gómez, presidente de Joma Sport (Portillo); Jesús María Espinosa Acosta, consejero delegado de Zemper (Almagro), y Paulino Tello Cano, consejero delegado de Industrias Cárnicas Tello (Noez) expusieron sus experiencias particulares, desde sus comienzos hasta su situación actual, una de cuyos puntos en común es su firme presencia en el exterior.

Cerró la jornada David Casado, director Comercial de Empresas del la Territorial de Castilla-La Mancha del Banco de Santander, quien explicó el apoyo que desde la entidad financiera se da a las empresas familiares, es especial a través del programa Santander Advance.