Aprobado el plan de cuencaEl Júcar cierra sin guerras el plan hidrológico de la región

Supone un gran avance para Albacete, que no tendrá que pagar ninguna compensación por beber agua del Júcar

Actualizado:

Se acabó definitivamente la mal llamada «guerra del agua», una expresión muy utilizada durante las distintas etapas del Gobierno socialista en Castilla-La Mancha, que utilizó este recurso como arma política, pero que fueron pocos los avances en materia hidrográfica conseguidos por la región.

Ahora, en poco más de dos años, el Gobierno de España, en colaboración con las Confederaciones Hidrográficas, ya ha aprobado todos los planes de demarcación que afectan a lacomunidad autónoma -ayer se conocían los detalles del plan del Júcar, el último por definir-, lo que permite tener una planificación a la hora de disponer de los recursos hídricos.

Que esos recursos sean suficientes o no, depende del color político con que se miren, pero lo cierto es que se ha alcanzado un acuerdo que permite tener una reserva total de 4.266 hectómetros cúbicos al año procedentes de las distintas demarcaciones. Una cifra que, comparada con las asignaciones y reservas contenidas en los planes hidrológicos aprobados en 1998, supone un incremento más que notable del 11,2%.

A las aprobaciones de los planes de Cuenca del Guadiana, Tajo y Segura, ayer la consejera de Fomento, Marta García de la Calzada, daba a conocer el borrador del Plan del Júcar, que especialmente beneficia a los albaceteños. Poco después de que la Confederación Hidrográfica hiciera público el borrador de la planificación del Júcar, la consejera consideraba que era muy «satisfactorio» para Castilla-La Mancha, porque recoge las alegaciones presentadas por el Gobierno regional, que a su juicio «eran indispensables para mejorar el borrador inicial presentado el pasado mes de agosto».

Marta García subrayó que este plan supone un «gran avance para Albacete capital y su zona de influencia, porque los albaceteños no tendrán que pagar ninguna compensación extraordinaria ni indemnización a los regantes valencianos por beber el agua del Júcar». Indicó que los albaceteños «están de enhorabuena», ya que con el nuevo plan de la demarcación del Júcar va a quedar resuelto un agravio arrastrado desde hace años.

La titular de Fomento también anunció que el plan pondrá fin a los problemas de inundabilidad que padece Albacete desde hace décadas, ya que adelanta a 2015 el inicio de las obras para la prevención de avenidas provocadas por el río Balazote, por el Barranco de Escartana y para impedir la inundabilidad del Canal de María Cristina, obras estaban previstas entre el año 2021 y 2027 en el borrador inicial.

Mancha Oriental

La consejera resaltó como otro importante logro del Gobierno de Cospedal en esta planificación, la elevación de la reserva de agua asignada a los regantes de la Mancha Oriental a 100 Hm3 con aguas superficiales del Júcar, que irá destinada no solo para la redotación y modernización de regadíos, sino también para nuevos regadíos. Esto significa, según recalcó la consejera, «35 Hm3 más de agua, que servirán para consolidar los regadíos existentes y plantear otros nuevos con agua del Júcar».

García de la Calzada avanzó que las obras de la segunda fase de sustitución de bombeos «va a ser una realidad», porque cuenta ya con un proyecto realista que será licitado por el Ministerio durante este año, lo que «permitirá un uso efectivo del agua, algo que antes no se podía realizar por falta de infraestructuras».

Precisamente, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, se refería ayer a este plan en un acto celebrado en Toledo, y se mostró confiado en que se pueda dar traslado del borrador al Consejo Nacional del Agua «con el consenso de todos los interesados y conciliando los intereses de todos». «Ya se ha logrado un acuerdo inicial básico que ha permitido poner al plan en exposición pública».

El ministro puso el acento en que el «espíritu» del Gobierno es «buscar soluciones» teniendo en cuenta todos los territorios, «tanto las cuencas receptoras como las cedentes, y con armonía y equilibrio de intereses», según recoge Ep. «Trataremos de seguir perfeccionando todo para culminar con una planificación hidrológica que tenía que estar lista en 2009, pero el Gobierno anterior no pudo desarrollar», ha dicho Cañete, que ha destacado que «este Gobierno ha tenido que sacar en dos años la planificación de todos los ríos españoles».

Poner de acuerdo a todos

También la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, opinó que con este borrador «se ha ido perfeccionando el principio de acuerdo» al que llegaron las partes, trato que «ha sido favorable para todos, para la región y para el Levante».

«Quiero agradecer a Cañete el esfuerzo realizado, ha demostrado que cuando muchos quieren ponerse de acuerdo, se pueden poner de acuerdo, y no hubiera sido posible sin un Ministerio que ha estado trabajando mucho e intentando conciliar intereses».

Cospedal resaltó que con este acuerdo los ciudadanos de Albacete, por su «situación excepcional», ya no tendrán que pagar por el agua de abastecimiento humano.