Un coso renovado por «amor al arte»
Manuel Rodríguez, bajo los arcos de la plaza de toros - REPORTAJE GRAFICO: LUNA REVENGA

Un coso renovado por «amor al arte»

El trabajo desinteresado de Manuel Rodriguez, «El Bolega», permite reestructurar la histórica plaza de toros de Añover de Tajo «prácticamente a coste cero», consiguiendo un ahorro para las arcas municipales cercano a los 40.000 euros

Actualizado:

Cuando esta tarde vecinos y visitantes de Añover de Tajo acudan a los tradicionales festejos taurinos del municipio, descubrirán que su plaza de toros, una de las más señeras de la provincia, ha sido ampliamente renovada y reformada. Comodidad, estética y seguridad se conjugan en la rehabilitación de este coso, cuyos orígenes se remontan a 1951.

Entre el público de esta plaza por primera vez podrán encontrarse personas con discapacidad física, al haberse habilitado una zona accesible. Sin necesidad de sufrir minusvalías, el respetable podrá sentarse más cómodo al haberse ampliado los asientos, que pueden acoger a casi tres mil aficionados.

Estética y seguridad

El recinto también luce más embellecido, creando un entorno que realza el espectáculo taurino. La nueva techumbre, los mosaicos de la entrada a la plaza o los tres botijos monumentales que adornan el espacio son manifestaciones del valor artístico que la reforma ha introducido en la plaza, al igual que la veleta que se alza sobre el respetable. Tanto el gran mural de la entrada de cuadrillas como el resto que adorna toda la restaurada fachada del coso han sido donados por aficionados, y recogen escenas costumbristas relacionadas con las distintas suertes de la Fiesta Nacional o de escenas propias de la tradición local.

El brillante albero, con arena traída desde Alcalá de Guadaira (Sevilla), regado automáticamente, y los 133 hierros que representan a las más destacadas ganaderías de la lidia española son otros detalles que exhiben el buen gusto con el que se ha remodelado la plaza, como también ocurre con el mural que narra diversas escenas taurinas y devuelve al espectador a otras épocas, como aquella que nos muestra a los niños torero.

Nada hay, sin embargo, tan importante como la seguridad, y en la nueva plaza se ha tenido muy presente, evitando algunos riesgos en chiqueros e instalaciones interiores.

La zona de toriles goza ya de la seguridad y de la garantía de una plaza por la que en las fiestas pasa un elevado número de reses. Los asientos tienen la comodidad deseable, los arcos rematados con estoques y descabellos lucen en la parte alta, mientras que la zona de Presidencia da un aspecto señorial al recinto. Hasta se ha habilitado una zona para la instalación de las cámaras con las que Castilla-La Mancha Televisión retransmitirá la corrida de toros del martes próximo.

Como la mayoría de ayuntamientos, el de Añover del Tajo se encuentra en una difícil situación económica, según reconoció a ABC el concejal del área, Luis Gómez. Sin embargo, la «generosidad y el amor a la fiesta nacional de los añoveranos» ha permitido realizar estas obras «prácticamente a coste cero». En otros años ya se hicieron reformas, la primera hace tiempo con la instalación del callejón que término con la antigua imagen del muro que daba directamente a los tendidos. Pero la mayor reforma se ha llevado a cabo en los últimos meses, en concreto de noviembre de 2012 hasta estos días, en que se ultiman los detalles más mínimos.

El esfuerzo de «El Bolega»

Son muchos los vecinos de Añover que se han volcado de forma altruista y desinteresada en la renovación de la plaza de toros. Unos con su trabajo y otros con la donación de materiales y detalles que se han incorporado a la plaza.

Pero de todas las aportaciones destaca el compromiso y el trabajo abnegado y totalmente gratuito de Manuel Rodríguez, conocido como «El Bolega». Durante meses este jubilado se ha encerrado casi a diario en la plaza para, con paciencia y saber hacer, dar forma a la mayor parte de las reformas (asientos, barandillas, pintura, albañilería y todo tipo de trabajos) que hoy dan a la antigua plaza de Añover un aspecto que, sin duda, sorprenderá a los que la puedan visitar en las próximas fiestas de San Bartolomé que comienzan este domingo.

«El Bolega», con la ayuda ocasional de otro pensionista, se ofreció para realizar todo el trabajo sin «cobrar ni un duro», movido por su gran afición taurina y para «no aburrirse» tras su retirada profesional. «El Bolega» asegura que «de cobrar, todavía no habría terminado», porque debería prolongar los plazos para seguir percibiendo un salario.

Se puede decir que Manuel Rodríguez es el mayor artífice de un cambio de imagen radical de la plaza, a la que se ha dedicado en cuerpo y alma en los últimos ocho meses. «Con cariño y amor a lo que se hace», recalca. Además, todo ese trabajo y donaciones ha permitido al ayuntamiento un ahorro cercano a los 40.000 euros. «Sin la generosidad de los vecinos no hubiera sido posible hacer esta reforma, porque el municipio tiene otras necesidad más urgentes», declara el concejal Luis Gómez, quien también desarrolla gratuitamente su actividad política en el consistorio.

El esfuerzo individual que ha permitido renovar la plaza de toros ya estuvo presente en su fundación, en 1951, poco después de que a su creador, Venancio Gómez, le negasen, por motivos políticos, la entrada a otro recinto que ya existía. Gómez decidió anticipar el espíritu que hoy mantiene «el Bolega» al construir el nuevo coso.

Una tradición viva

Desde entonces, y durante más de 60 años, los añoveranos disfrutan de corridas en todas sus fiestas patronales. Y además, desde el año pasado, pueden acudir al encierro nocturno.

La feria, compuesta por tres festejos, arrancará este domingo (19.00 horas) con una corrida de rejones en la que actuarán Manuel Manzanares y Álvaro Montes. El plato fuerte será el próximo martes con una corrida de toros en la que uno de los toreros de moda, Juan José Padilla, junto con Eugenio de Mora y Gómez del Pilar lidiarán toros de Luis Algarra. La plaza de Añover acogerá por primera vez una confirmación de alternativa, en este caso la de Gómez del Pilar. Los festejos terminarán el miércoles con una becerrada local.

Y no hay que olvidar los encierros. Dos están programados para estas fiestas. Ayer tuvo lugar el que se considera el más importante de toda la zona por el número de asistentes. El lunes habrá un encierro nocturno con los toros que lidiarán al día siguiente Padilla, Mora y Gómez del Pilar en la plaza que remodeló «El Bolega».