La ampliación de Parapléjicos permitirá ahorrar en el nuevo hospital de Toledo

Las nuevas instalaciones comenzarán a funcionar a finales del próximo verano. Pese al «agujero», el gerente asegura la viabilidad de la Fundación

Actualizado:

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo pondrá en funcionamiento su ampliación a finales de este verano y prestará servicios que complementarán a los del futuro Hospital de Toledo con el fin de «optimizar» los recursos de esta infraestructura ya construida, según ha confirmado el director de este centro sanitario, Francisco Marí. Este ha explicado que con la nueva infraestructura «habrá un exceso de capacidad, de camas y de quirófanos», recursos que «se optimizarán para encajar servicios que dejen de ir al nuevo Hospital de Toledo y abaratar los costes de esa infraestructura».

«El criterio del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) es que lo que ya esté construido o lo que ya se pueda emplear dejemos de hacerlo en el Hospital de Toledo para rentabilizar costes», ha enfatizado. En cuanto al tipo de servicios que se prestarán en la ampliación del centro, Marí ha precisado que «seguramente tendrán que ver con patologías del aparato locomotor o de daño cerebral». Además, se trasladará al nuevo edificio «toda la parte de hospitalización» del Hospital de Parapléjicos. «Tenemos previsión de ocuparlo justo después de verano, y cuando eso ocurra tendremos una infraestructura acorde con el siglo XXI», afirmó.

En cuanto a la segunda fase prevista dentro de la ampliación del centro, que consistía en derrumbar el edificio actual y hacer dos módulos más, Marí ha remarcado que está «suspendida y anulada» por temas económicos, aunque «sí se hará un pequeño lavado de cara al edificio ya existente y se arreglarán cosas como la pintura o la carpintería, aunque sin mucha inversión».

El máximo responsable del centro sanitario ha señalado que el presupuesto del Hospital se ha visto reducido en un 10 por ciento, el mismo porcentaje en el que se ha visto afectada la partida destinada a investigación, que se queda para este ejercicio con tres millones de euros disponibles. En todo caso, Marí resaltó que la investigación es «una de las cosas que diferencian a este Hospital», ya que en él «no solo se atienden pacientes con un cierto grado de éxito», sino que lo que potencia su actividad «es que detrás hay 100 personas dedicadas a investigación en nueve laboratorios de investigación básica y dos de clínica».

Investigación diferenciada

Marí destacó que la investigación dentro del complejo hospitalario es un elemento diferenciador con respecto a otros centros similares a nivel mundial, ya que «es el único que tiene la investigación integrada» en sus funciones. «El fuerte en este ámbito es todo lo relacionado con la lesión medular, desde el neurodesarrollo hasta biomateriales; tenemos diferentes líneas de investigación y muchas de ellas con patentes vigentes, y el reto es poner en valor la investigación y venderla mejor para intentar captar recursos, tanto los públicos como privados», recalcó. También afirmó que desde el Hospital se sienten «muy respaldados» por la Junta en el campo de la investigación, desde donde se ha pedido al centro «un empuje en esa labor para ponerla en valor».

Sobre la situación financiera de la Fundación del Hospital, con un «agujero» de dos millones de euros, Marí aseguró que la viabilidad «está garantizada». Indicó que «está claro que hay que hacer las acciones necesarias para garantizar la viabilidad de la Fundación, y eso se traduce en un plan de acción para 2013 y 2014 para ir sufragando el agujero que había». Y afirmó que «existe el compromiso por parte de la Consejería de que mantendrán y potenciarán la Fundación, sobre todo para las labores de investigación».