Microsoft defiende que ya no espía tus conversaciones mientras juegas a Xbox One

La tecnológica seguirá realizando escuchas a los usuarios cuando se detecte un volumen demasiado bajo en las conversaciones, o cuando se produzca una posible violación de su código de servicio

MadridActualizado:

Primero fue Amazon, más tarde se supo que Google y Apple también lo hacían. Ahora Microsoft ha reconocido que utilizaba a empleados humanos para escuchar los comandos de voz enviados por los usuarios de su consola Xbox con el objetivo de mejorar sus servicios de reconocimiento de voz automáticos. A pesar de ello, desde la empresa estadounidense sostienen que hace meses que no realizan estas prácticas.

Los archivos de audio analizados por los trabajadores en su mayoría procedían del asistente Cortana de Microsoft y de Kinect después de las palabras de activación. Pero, según algunos empleados de la tecnológica, una parte de ellos también eran grabados por error, como ha recogido Vice.

Los trabajadores han afirmado al medio citado que frecuentemente escuchaban a niños, y que trabajaron transcribiendo archivos de audio de usuarios desde 2014, a pesar de que el asistente Cortana no se introdujo en la consola Xbox One hasta el año 2016. Anteriormente, las grabaciones procedían del controlador Kinect, un periférico que no requería contacto físico, y que pasó con más pena que gloria, actuando por gestos y comandos de voz.

Un portavoz de Microsoft ha asegurado en un comunicado remitido a Europa Press que «hace ya varios meses que dejamos de revisar contenidos de voz a través de Xbox con el objetivo de mejorar el producto, puesto que ya no creíamos que fuera necesario».

Sin embargo, desde la compañía reconocen que los empleados continuarán revisando los audios cuando se registre «un bajo volumen de grabaciones de voz enviadas de un usuario de Xbox a otro cuando hay informes que reflejan que una grabación violó nuestros términos de servicio y tenemos que investigarlo».

El portavoz de Microsoft ha defendido también que la empresa no tiene planes de volver a efectuar estas escuchas. Sus palabras se encuentran en la línea de lo anunciado hace una semana por la compañía, que a principios de agosto cesó de utilizar a empleados para transcribir los comandos de voz de los usuarios a su asistente de voz Cortana y las traducciones de Skype.

Al igual que Microsoft, otras compañías han tomado también decisiones similares, como ha sucedido con Apple, que finalizó el programa de calidad de su asistente Siri. Google hizo lo propio con su Asistente (durante tres meses) y Amazon con Alexa (que permite a sus usuario borrar los comandos).

Estas transcripciones realizadas por empleados humanos, en todos los casos, se llevaban a cabo para mejorar la tecnología de reconocimiento de voz y los mecanismos de Inteligencia Artificial de las compañías tecnológicas y sus asistentes.