resumen de la blogosfera

El día que «Rolling Stone» reventó su propia exclusiva

La popular revista sufre un varapalo al tratar de publicar una exclusiva en papel, olvidando cómo funciona internet

madrid Actualizado:

En nuestro recorrido diario por las anotaciones más destacadas de la blogosfera, hoy nos detenemos en "Papers Papers", una bitácora sobre periodismo escrita por el español Toni Piqué y el argentino Gonzalo Peltzer, que en su última entrada se hacen eco del revés sufrido por los responsables de la popular revista "Rolling Stone", a los que su ansia por querer publicar una jugosa exclusiva, ignorando el funcionamiento real de la red, les ha llevado a cometer un grave error.

La historia comienza cuando periodistas del magazine consiguen una entrevista del general Stanley McChrystal, comandante del ejército de los EEUU en Afganistán, en la que realiza controvertidas declaraciones despreciando al Estado Mayor y al vicepresidente y presidente de su país. Tal es la dimensión de sus palabras, que al hacerse públicas, el general ha sido citado de inmediato en el Pentágono por Obama y ha sido cesado de su cargo.

El reportaje tenía todos los ingredientes para convertirse en uno de los más destacados del año, pero paradójicamente la información se difundió en la Red antes de aparecer en papel por un error que ha salido muy caro. Rolling Stone no quiso publicarlo en su web hasta que no apareciera en su versión física al día siguiente, pero sin embargo si que lo distribuyó a otros medios electrónicos como AP o Politico.com que, pese a posibles violaciones de propiedad, no dudaron en anticiparse a la jugada y difundirlo en la red.

A propósito de la inoportuna estrategia seguida por Rolling Stone en la publicación de la noticia, ignorando por completo las reglas del juego habituales en Internet, la periodista Megan Carpentier, ha compartido un artículo en el que, con bastante ironía, explica cómo se desarrollaron los hechos y qué no se debe hacer cuándo se quiere dar una exclusiva de estas características. Ya se sabe la avaricia, rompe el saco.