Captura de pantalla en la que se pide un rescate en bitcoins por los documentos encriptados por Wannacry
Captura de pantalla en la que se pide un rescate en bitcoins por los documentos encriptados por Wannacry - EFE/Ritchie B. Tongo

WannaCry sigue vivo: casi 75.000 usuarios en todo han sido infectados por el popular «ransomware»

Según el último informe de Kaspersky Lab correspondiente al tercer trimestre de 2018, todavía hay muchos ordenadores en el mundo que no han parcheado la vulnerabilidad de Windows de la que se siguen aprovehando los ciberdelincuentes

Actualizado:

WannaCry no ha muerto. Y no debería sorprendernos. Los expertos en seguridad informática nunca dieron por finalizado el «ramsonware» que afectó a más 360.000 equipos de 180 países diferentes en el año 2017. Hoy, un año y medio después de su ataque, WannaCry encabeza la lista de familias de cifradores más extendidas. El ransomware ya ha atacado a 74.621 usuarios únicos por todo el mundo, según el último informe de Kaspersky Lab. Estos ataques representaron el 28,72% de los usuarios atacados por cifradores en el tercer trimestre de 2018. El porcentaje aumentó durante el último año, lo que representa un crecimiento de más de dos tercios frente al tercer trimestre de 2017, cuando su participación en los ataques de cifradores fue del 16,78%.

WannaCry es una de las mayores epidemias de «ransomware» (secuestro de datos) de la historia. A pesar de que Microsoft lanzó un parche para su sistema operativo y así cerrar la vulnerabilidad explotada por EternalBlue dos meses antes del inicio de los ataques, WannaCry sigue infectando a miles de dispositivos en todo el mundo.

Las consecuencias de la epidemia de WannaCry fueron devastadoras. España fue uno de los países afectados. De hecho, Telefónica fue una de las víctimas, junto a otras empresas como Renault o el Banco Central de Rusia. Empresas, fábricas y hospitales quedaron paralizados. Aún así, las estadísticas muestran que los ciberdelincuentes siguen intentando utilizar los ordenadores que no han sido parcheados. Aunque parezca mentira, todavía hay muchos de ellos en el mundo.

Las soluciones de seguridad de Kaspersky Lab protegieron a 259.867 usuarios únicos frente a ataques de cifradores, mostrando un aumento significativo del 39% frente al segundo trimestre de 2018, cuando el número de usuarios fue de 158.921. El crecimiento fue rápido pero constante, con un aumento mensual observado en el número de usuarios.

«La creciente participación de los ataques WannaCry es otro recordatorio de que las epidemias no acaban tan rápidamente como empiezan, y siempre hay consecuencias que duran más. En el caso de los cifradores, los ataques pueden ser tan duros que es necesario tomar medidas preventivas y parchear el dispositivo mejor que tener que tratar con archivos cifrados más adelante», ha declarado Fedor Sinitsyn, analista de seguridad de Kaspersky Lab.

Consejos de ciberseguridad

Para reducir el riesgo de infección por WannaCry y otros cifradores, se recomienda actualizar siempre el sistema operativo para eliminar las vulnerabilidades recientes y usar una solución de seguridad robusta con bases de datos actualizadas.

Si ha habido mala suerte y todos los archivos han sido cifrados con «cryptomalware», no es recomendable pagar a los ciberdelincuentes ya que los anima a continuar con su negocio e infectar los dispositivos de más personas. Es mejor buscar un descifrador por internet.

También es importante disponer siempre de copias de respaldo recientes de sus archivos y almacenarlos no únicamente en un objeto físicos, sino también en la nube para mayor confiabilidad .

Cabe recordar que el «ransomware» es un delito. No se debe pagar. Si se convierte en víctima, el usuario tiene que informar a la policía.