Rechazan las dos apelaciones de Microsoft para retrasar el juicio

WASHINGTON. ABC
Actualizado:

Hasta en dos ocasiones, el gigante Microsoft solicitó del Tribunal Federal de Apelaciones que paralizara la causa, mientras no se pronunciara en su recurso el Supremo de los Estados Unidos. Incluso, los abogados de la compañía alegaron motivos de «interés general» para fundamentar la suspensión. Pero el Tribunal de Apelaciones no ha considerado tales razones y decretó ayer que la ejecución de su sentencia, dictada el pasado 28 de junio, se ponga definitivamente en marcha, ya que «Microsoft no ha demostrado suficientemente un daño sustancial en sus intereses».

Por tanto, en un plazo máximo de siete días, el Tribunal nombrará un juez federal para que den comienzo las «audiencias de compensación», aunque el Tribunal Supremo de los EE. UU. siga estudiando los recursos de la compañía. En estas audiencias, se determinarán las sanciones definitivas que le serán impuestas por su «comportamiento ilegal» en el mercado, según dice la sentencia del Tribunal de Apelaciones, y lo que es peor para Microsoft, permitirá a los querellantes (el Gobierno Federal y los gobiernos de varios estados), solicitar del juez cualquier variación en el «software» del sistema operativo Windows XP, a dos meses de su lanzamiento mundial.

Por otra parte, las acciones de Microsoft están sufriendo en los mercados un fuerte retroceso. A finales de 1999 se pagaban cerca de 120 dólares (unas 24.000 pesetas) por cada título, mientras que ayer la cotización era de 62 dólares por acción (unas 12.500 pesetas), tras una caída de 2 dólares en Wall Street.