Jose Maria Alvarez-Pallete Lopez, máximo responsable de Telefónica, durante su intervención
Jose Maria Alvarez-Pallete Lopez, máximo responsable de Telefónica, durante su intervención - AFP
MWC 2019

Pallete reclama a la nueva CE un marco regulatorio «más valiente» y «justo» para todos

El responsable de Telefónica subraya en el MWC que el sector de las telecomunicaciones es «el más deflacionario» de Europa e insta a los gobiernos a distribuir el espectro «de forma racional» y a concederlo por más tiempo

ENVIADO ESPECIAL A BARCELONAActualizado:

Hoy ha dado comienzo el Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, el mayor congreso sobre telefonía móvil del mundo. El responsable de abrir el congreso este año, ha sido José María Álvarez-Pallete, consejero delegado de Telefónica. El directivo ha dividido su ponencia inaugural en cinco secciones que se han centrado en señalar de forma velada ciertas deficiencias del sector. Pero lo que le ha llevado más tiempo ha sido para cargar contra los regultadores al reclamar a la nueva CE un marco regulatorio «más valiente» y «justo» para todos.

Pallete ha comenzado remarcando el valor de la conectividad inteligente, la responsable dar acceso al mundo a nuevas tecnologías, ya que se espera que el número de dispositivos conectados se incremente de 20.000 millones a 75.000 millones en el 2025. Todo ello gracias a la infraestructura de las operadoras. «¿Señala en alguna parte la teoría de la competencia que es necesario un operador móvil por cada millón de habitantes en Europa?», ha preguntado Álvarez-Pallete en el acto inaugural del MWC) 2019. El presidente ejecutivo de Telefónica ha abogado por un marco regulatorio «nuevo y más valiente» de cara al despliegue próximo de las redes de 5G que requerirán de grandes inversiones por parte de las operadoras.

A pesar de la enorme demanda, y crecimiento del más del 50% anual del uso de internet, todavía la conectividad es un producto deflaccionario, es decir, cada vez cuesta menos. Algo inconcebible para Telefónica. De hecho, Pallete lo comparó con dos tazas de café, cuyo precio los clientes están encantados de pagar y resulta más caro que la conectividad, a pesar de que la infraestructura necesaria para la conectividad es intensiva en capital.

El presidente ejecutivo de Telefónica ha abogado por un marco regulatorio «nuevo y más valiente» de cara al despliegue próximo de las redes de 5G que requerirán de grandes inversiones por parte de las operadoras. En este sentido, ha recordado que el sector de las telecomunicaciones es el más deflacionario de Europa, al mismo tiempo que ha urgido también a los gobiernos a distribuir el espectro «de forma racional» y a concederlo por más tiempo.

Por otro lado, Alvarez-Pallete ha elogiado a Barcelona como un centro mundial de tecnología e innovación y como la mejor preparada para afrontar el futuro tecnológico, por lo que ha asegurado que no hay «no hay mejor país que España para albergar este evento mundial, ni mejor ciudad que Barcelona». «Telefónica está firmemente comprometida a convertir esta ciudad en un centro europeo en el campo de la tecnología de quinta generación», apuntó.

Su segunda reclamación ha estado dirigida a los gobiernos reguladores de la industria, que limitan el número de operadoras a una cada millón de habitantes, y obligan a las mismas a usar la misma banda una y otra vez, en vez de liberar nuevas frecuencias disponibles. Ha criticado que los gobiernos utilizan las frecuencias destinadas a las redes 5G como un método de hacer caja rápida, en vez de crear una estrategia a largo plazo y generar competitividad a la industria.

La tercera reclamación de Telefónica ha ido dirigida a las empresas que se dedican a gestionar u ordenar la información, como Google o Facebook, argumentando que tiene más valor el algoritmo que ordena el contenido, que la información en si misma. Ha instado a los gobiernos a integrar los datos como parte del PIB del país. Y, en cuarto lugar, la ponencia ha tratado sobre qué es un negocio responsable, y cómo las empresas del sector deberían crear modelos que impulsaran una economía sostenible e inclusiva, creando valor tanto a clientes como accionistas.

Cerrando su participación, Pallete ha recordado que España en el siglo XIX era un país a la cola del resto de Europa durante la tercera revolución industrial, que sólo suponía un 14% PIB. En cambio, ahora España es el líder en el despliegue de fibra óptica del mundo, el equivalente a haber tenido una máquina de vapor en cada fábrica en el siglo XIX. Ha remarcado la enorme oportunidad de España como líder en nuevas tecnologías y conectividad.