Huawei en la feria tecnológica CES 2018 en Shanghai, China
Huawei en la feria tecnológica CES 2018 en Shanghai, China - REUTERS/Aly Song

Nueva Zelanda impide a Huawei implentar el 5G en su país por cuestiones de seguridad

El gigante chino insiste en que ofrece soluciones seguras, que siempre ha asegurado su independencia y que nunca ha usado su equipo para espiar o sabotear las comunicaciones en los países donde están desplegados

Actualizado:

Huawei ha asegurado este jueves que ofrece soluciones seguras después de que Nueva Zelanda descartara su participación en su red 5G por razones de seguridad, según un comunicado enviado por parte de la compañía china a la agencia a Efe.

«Las redes y los equipos 5G de Huawei ya están siendo desplegados por los principales operadores en todo el mundo. Continuaremos ofreciendo a nuestros clientes soluciones 5G innovadoras, fiables y seguras», asegura la empresa en el comunicado.

La Oficina de Seguridad de las Comunicaciones del Gobierno (GCSB, en inglés) anunció el miércoles que denegó a la empresa de telecomunicaciones neozelandesa Spark el permiso para utilizar tecnología de Huawei 5G en la planificada RAN (red de acceso de radio) G5.

La agencia neozelandesa consideró que de usarse esta tecnología, «podría aumentar significativamente el peligro contra la seguridad nacional».

«Huawei está al tanto de la declaración de la empresa de telecomunicaciones neozelandesa Spark y estamos analizando la situación. Abordaremos de manera activa cualquier inquietud y trabajaremos juntos para encontrar el mejor camino a seguir», precisó el texto de Huawei.

Ante el revuelo formado, Nueva Zelanda ha querido aclarar que la prohibición no responde a la razón de que la compañía de telecomunicaciones sea una china, sino por problemas tecnológicos.

«No se trata del país, ni siquiera de la compañía, se trata de la tecnología que se ofrece», declaró el ministro de Justicia de Nueva Zelanda, Andrew Little, quien supervisa también la Oficina de Seguridad de Comunicaciones del Gobierno (GCSB). «Ni Australia, ni EE.UU. ni nadie ha transmitido consejo alguno al GCSB sobre las decisiones que debe tomar», continuó. Y es que Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia foman la alianza «Five Eyes», países entre los cuáles se está distribuyendo la teoría de que trabajar con Huawei no es una buena decisión por los vínculos entre la compañía y el gobierno chino.

EE.UU. contra Huawei

El origen de esta campaña contra la empresa china de telecomunicaciones la dio a conocer el diario « Wall Street Journal», que asegura de la puesta en marcha en Washington de un plan para disuadir a las compañías aliadas de usar el equipo 5G de Huawei por temor a que Pekín acceda a información sensible.

En Beijing, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, expresó el miércoles su «profunda preocupación» después de la prohibición. «El gobierno chino alienta a las compañías chinas a seguir los principios del mercado internacional y las regulaciones y a desarrollar asociaciones económicas en el extranjero que respeten las leyes locales», continuó, y recordó que «las asociaciones económicas y comerciales entre China y Nueva Zelanda traen beneficios mutuos».

En agosto, Australia anunció que Huawei y ZTE, otro gigante chino de las telecomunicaciones, serían excluidos del despliegue de la red 5G en su territorio porque representan un riesgo para la seguridad.

Las redes 5G aumentarán el acceso móvil y ultrarrápido a internet y conectarán innumerables objetos cotidianos.

Huawei, cuyo fundador es Ren Zhengfei, un exingeniero del ejército chino, siempre ha asegurado su independencia y dijo que nunca ha usado su equipo para espiar o sabotear las comunicaciones en los países donde están desplegados. Aún así, el ministro de Justicia de Nueva Zelanda se negó a detallar los «riesgos» mencionados por Spark porque son secretos.

«Sabemos que las redes de telecomunicaciones, al igual que otras infraestructuras, son vulnerables a incursiones, ataques cibernéticos y similares», recordó. «Por lo tanto, debemos asegurarnos de que se hace todo lo posible para proteger a nuestro país de estos riesgos», concluyó Andrew Little.

5G: conexiones masivas y ultrarrápidas

La compañía tecnológica china Huawei ha firmado ya 22 contratos comerciales de 5G y está trabajando con más de 50 operadores en pruebas comerciales de esta nueva tecnología móvil, según comentó recientemente el director del Consejo Ejecutivo de Huawei y presidente de la Unidad de Negocio de Operadores, Ryan Ding, en la novena edición de 'Global Mobile Broadband Forum' (MBBF). También afirmó que estos acuerdos son «el reflejo del reconocimiento de los clientes» a sus capacidades de extremo a extremo 5G y a sus «innovadores» productos y soluciones.

En su discurso subrayó que el 5G está iniciando una nueva era para las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y tiene potencial para aumentar diez veces las capacidades de conexión, por lo que estas redes ofrecerán «oportunidades sin precedentes a la industria móvil».

En este sentido, ha remarcado que el 5G proporcionará un gran ancho de banda para los hogares y permitirá que las conexiones WTTx sean la primera opción para la banda ancha. Además, ofrecerá nuevas capacidades, incluidas conexiones masivas, velocidades ultrarrápidas y latencia ultra baja, que cambiarán los modelos de negocio y crearán un valor comercial enorme para los operadores.

En contexto, ha señalado que los principales operadores se están moviendo rápidamente hacia el despliegue comercial del 5G y el desarrollo de la red se está acelerando gracias a dos factores, que los principales países del mundo se encuentran entre los primeros en adoptar esta tecnología y el trabajo de la industria de los dispositivos.

A este respecto, se estima que en 2019 los teléfonos 5G estén disponibles, incluyendo los teléfonos plegables, para crear nuevas experiencias en los usuarios. Además, los principales fabricantes van a lanzar, poco después del despliegue comercial de las redes 5G, teléfonos de bajo coste (con un precio de alrededor de 100 dólares) lo que supondrá un impulso para la industria 5G.