«Los medios no pueden ir a las redes sociales a recuperar a su audiencia»

B. YUSTE | MADRID
Actualizado:

Jaime Estévez es un ejemplo de emprendedor, pero también un periodista de larga trayectoria que un día decidió liarse la manta a la cabeza y poner en marcha un proyecto periodístico innovador, Ágora News, que tras catorce meses de dolores de cabeza le está empezando a dar grandes satisfacciones. La primera, y quizá la más importante, haber creado un equipo de profesionales jóvenes y con muchas ganas de trabajar. Y eso no es poco.

Lo primero de todo, ¿qué es Ágora News?

Es una agencia de noticias nacida en el nuevo entorno digital y que se rige por reglas diferentes a las agencias tradicionales, que son del siglo XIX y que se movían en un entorno de escasez de información. Las agencias tradicionales destinaban a sus correponsales a distintos lugares del mundo para conseguir informaciones y distribuirlas previo pago a los medios que se suscribían a estas agencias. Nuestro caso es distinto. La agencia no nace en un entorno de escasez, la información ya no es un bien escaso, sino un bien casi infinito, donde importa que cuando llegue una información a tus manos tengas la seguridad de que hay una marca detrás que garantiza la credibilidad de la información. Además, se basa en la filosofía del copyleft. Nuestras noticias no se cambian por dinero, sino que se distribuyen por la Web 2.0, por los blogs, los medios y las webs que quieren utilizarlas, de tal modo que cuanto más veces se reproduzcan, mayor audiencia tenemos y mayor es el negocio que puede generar la agencia a través de la publicidad, el patrocinio o la influencia.

¿Cuál es el perfil de los periodistas que trabajan en la agencia?

El perfil es una de nuestras características diferenciales. La industria audiovisual tradicional ha separado siempre el perfil de redactor y el de operador de cámara. Esto determinaba que el redactor captaba la noticia para trasladarla a un mundo textual y el operador intentaba coger los mejores planos de esa noticia y montaba una noticia audiovisual lo más fiel al texto que le había pasado el periodista. Sin embargo, nuestra gran aspiración, en la que ya estamos trabajando, es lograr que el periodista en vez de contar la noticia en un texto la cuente con imágenes y que desde el primer momento capte los mejores planos que considera esenciales para esa noticia y para el titular que tiene en la cabeza. De esta manera, el control que tiene el profesional sobre la información es total.

Y, en estos momentos, ¿para qué clientes trabajáis?

Cumplido el primer año, los principales ingresos de la agencia han venido por la prestación de servicios audiovisuales en coberturas multimedia, de congresos muy importantes en los que tenemos como clientes a Telefónica, con el MóvilFórum; Red.es, con Ficod o, recientemente, la Red Innova, con el evento que ha organizado aquí en Madrid. Además, hemos cubierto otra serie de congresos celebrados por diferentes puntos del territorio español que representan el 75% de los ingresos de Ágora News. Nuestros servicios pasan por la emisión de vídeo en directo, la concepción de videoblogs hechos a medida del cliente, la grabación y edición tradicional, así como el vídeo corporativo con perspectiva periodística y generando notoriedad en la Red.

Sin duda, eres un claro ejemplo de emprendedor. Teniendo en cuenta tu propia experiencia, ¿qué requisitos consideras esenciales para serlo?

Tengo que subrayar que lo crítico es lograr un equilibrio entre la valentía de ser emprendedor y la prudencia, puesto que cuando hablamos de una empresa estamos hablando de números, de tesorería, de ingresos, de gastos y hay que determinar el riesgo que puedes correr. Nosotros no empezamos siendo nueve, empecé yo sólo, luego fuimos dos, tres… hay subidas y bajadas, pero lo importante es dar más pasos hacia adelante que hacia atrás y en estos 14 meses yo he sido el primero en tomar decisiones equivocadas que después he rectificado a tiempo y eso es lo importante.

Hace unas semanas, se celebró en Madrid la Red Innova, que logró reunir a emprendedores e inversores del mundo hispano. ¿Qué opinas de este tipo de eventos? y, por otro lado, ¿crees que desde las Administraciones públicas se están poniendo las bases para favorecer el tejido emprendedor en España?

La Red Innova se ha celebrado con gran notoriedad y en su eslogan estaba el poner en contacto a emprendedores e inversores lationamericanos, pero cumplía también otros objetivos como poner en valor los proyectos que ya se han hecho con éxito y en los cuales los nuevos emprendedores nos podemos mirar, a la vez que ha favorecido el networking a más alto nivel entre los emprendedores. Como bien dijo Sebastián Muriel durante el encuentro, la Administración no puede solucionar el hambre del emprendedor, pues esto lo debe poner el propio emprendedor y, como también bien dijo, toda actividad que se sustenta en subvenciones tiene un futuro complicado. En el caso de Ágora News hemos nacido sin subvenciones, sin recursos externos y sin inversores y con una vocación comercial desde el primer día y creo que es un modelo absolutamente válido, lo que no significa que no lo sea el modelo en el que un inversor pone dinero para financiar al emprendedor.

Sí, pero hay emprendedores que se quejan de que la legislación española perjudica al emprendedor por ser muy restrictiva. En concreto, suelen criticar la Ley de Protección de Datos o la política fiscal. ¿Compartes este diagnóstico?

Mi diagnóstico es que hay trabas que son relevantes para determinados sectores. Efectivamente, la Ley de Protección de Datos afecta a aquellas empresas tecnológicas que requieren de registro de usuarios, pero no es el caso de Ágora News. Y hay otras trabas que sí son comunes a todos los emprendedores como es tener que adelantar trimestramelmente los pagos del IVA, con independencia de que hayas cobrado o no las facturas, porque esto sí puede abortar un proyecto emprendedor. La Administración puede facilitar el camino a los que empiezan con ayudas como tener menores cotizaciones sociales o un menor impuesto de sociedades y no lo está haciendo. Esto sí que favorecería nuestra actividad. Pero no creo que las condiciones de nuestro entorno legislativo hagan inviable poner en marcha una empresa, puesto todos los días se crean empresas.

Además de emprendedor, eres periodista y tu último trabajo lo has desarrollado en un medio tradicional como Europa Press. ¿Cómo crees que han cambiado los medios digitales y cómo valoras su situación actual?

Mi experiencia es que cuando me dí cuenta de que el medio en el que trabajaba antes no iba suficientemente rápido pensé que era mejor independizarme y empezar de cero. Las sinergias en grupos de comunicación con años de historia son importantes y los cambios han sido tan radicales y en tan poco tiempo que es normal que a las estructuras tradicionales del sector de la comunicación les cueste trabajo reaccionar. La crisis que vivimos es de doble condición, es coyuntural en el aspecto financiero pero es también estructural en cuanto a que las formas de producción tradicional dejan de ser competitivas en un entorno en el que la información ha dejado de ser un recurso escaso y asumir esto no es fácil en organizaciones con cientos o miles de trabajadores. Creo que en general los medios que han nacido en el entorno digital lo van a tener más fácil si superan sus escasos recursos financieros que los que vienen del paradigma anterior, de los que sólo unos pocos lograrán mantenerse.

Y, en todos estos cambios, ¿qué papel juega el periodista? ¿qué perfil se le demanda en el nuevo entorno?

Los retos del nuevo entorno exigen un perfil periodístico, en el que es fundamental escuchar a la audiencia constantemente y proactivamente buscando sus motivaciones e intereses. Es evidente que hemos pasado de un modelo unidireccional a otro bidireccional y en este sentido las habilidades periodísticas tradicionales siguen siendo necesarias, incluso más que nunca, es imprescindible verificar las informaciones, buscar nuevos enfoques y no perder los valores de honestidad y equidistancia con los que presentar las informaciones, pero hay nuevos requerimientos que debe asumir el profesional ante el nuevo escenario.

¿Crees que se están asumiendo esos requerimientos en las empresas más tradicionales?

Creo que en mucha menor medida de lo que sería necesario. Hay una cuestión y es que el timón de las grandes empresas periodísticas lo llevan personas de gran trayectoria, pero que no han asumido las nuevas exigencias del entorno actual, afortunadamente muchos de los miembros más jóvenes de estas organizaciones, que ya son nativos digitales, sí entienden por dónde van los tiros, pero el resto de profesionales todavía no son conscientes. Y esto es un lastre para avanzar.

¿Qué te parece que los medios estén dando pasos para acercarse a las redes sociales?

En primer lugar, es importante que los medios se hayan dado cuenta de que las redes sociales son relevantes, porque allí hay personas, su propia audiencia está en ellas y a menudo pasa más tiempo en un Tuenti o en un Facebook que en el propio diario digital, en el que sus padres se han infomado durante toda su vida. En el instante en el que el medio identifica dónde está su audiencia es importante que vaya hacia ella para seguir prestándole sus servicios. Sería un error obligar a esa audiencia a que vaya al medio. Se trata de hacer periodismo donde la gente está y donde pasa su tiempo. Informarles allí donde ellos han decidido estar. Por esto, tener en cuenta las redes sociales exige proactividad e involucrarse en ellas y no en empeñarse en recuperar a esa gente que un día decidió marcharse.