Japón va a «hackear» a sus propios ciudadanos para concienciarles sobre ciberseguridad

El objetivo del gobierno japonés es proteger los dispositivos IoT de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y evitar ciberataques de mayores magnitudes

Actualizado:

El gobierno japonés quiere convertirse en la «peor pesadilla» de sus ciudadanos. Y es que el Ejecutivo nipón acaba de aprobar una ley, tal y como recoge el portal « ZDnet», con la que planea «hackear» los dispositivos IoT de sus ciudadanos.

El Internet de las Cosas (IoT, del inglés «Internet of Things») hace referencia a todos los dispositivos conectados en el hogar o en cualquier empresa, desde neveras inteligentes a impresoras. Evidentemente, todo aparato conectado a la Red es susceptible de ser «hackeado». Y de este peligro quiere concienciar Japón a los ciudadanos, aunque no todos han recibido la noticia de la misma manera.

El objetivo del gobierno japonés es proteger los dispositivos IoT de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y evitar, así, los ataques tipo Olympic Destroyer, la amenaza de origen ruso que atacó a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 en Pyeongchang (Corea del Sur), yVPNFilter, el último y popular ciberataque que afectó a varios routers aunque el servicio de inteligencia ucraniano alertó, antes, de que era el arma con la que también Rusia pretendía desestabilizar la infraestructura de Red durante la final de la Liga de Campeones 2018 que se celebró en Kiev entre el Real Madrid y el Liverpool.

Para evitar este tipo de situaciones, el Japón ha aprobado una enmienda a la ley de telecomunicaciones que permitirá a los trabajadores del gobierno piratear los dispositivos IoT inseguros. Las acciones se llevarán a cabo por parte del Instituto Nacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (NTIC) bajo la supervisión del Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones.

Los empleados de NICT podrán usar claves y diccionarios de contraseñas predeterminados para intentar iniciar sesión en los dispositivos IoT de los consumidores japoneses. Y es que una de las premisas fundamentales en lo que a seguridad se refiere, es que todo usuario tiene que cambiar las claves que los fabricantes otorgan a los aparatos con conexión a internet.

Un plan de dudoso efecto

El plan de Japón es compilar una lista de dispositivos inseguros que usan contraseñas predeterminadas y fáciles de adivinar y pasarla a las autoridades y a los proveedores de servicios de internet relevantes, para que puedan tomar medidas, alertar a los consumidores y asegurar los dispositivos.

La seguridad de más de 200 millones de dispositivos IoT, comenzando con routers y webcams, será puesta a prueba a partir del próximo mes de febrero pese a que muchos ciudadanos consideran que es innecesario porque podrían lograr los mismos resultados enviando una alerta de seguridad a todos los usuarios. Hay quienes piensan que no hay garantía de que los usuarios que usen claves predeterminadas o fáciles de adivinar, las cambien con total seguridad.

Según un informe del Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones, los ataques dirigidos a dispositivos de IoT representaron dos tercios de todos los ataques cibernéticos que se dieron en 2016.