REUTERS/Dado Ruvic/Illustration

Huawei no será vetada en Alemania para el despliegue del 5G, pese a las presiones de Donald Trump

El presidente del regulador germano, Jochen Homann, asegura que «ningún proveedor de equipos, incluido Huawei, debe o debería ser excluido específicamente»

Crisis Huawei: ¿qué pasa ahora con mi teléfono móvil después del veto de Google?

lONDRES/WASHINGTON Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Huawei no será excluido del proceso para la creación de la nueva red 5G de Alemania, según ha señalado el presidente del regulador germano, Bundesnetzagentur, Jochen Homann, en una entrevista con « Financial Times».

«La posición de Bundesnetzagentur es que ningún proveedor de equipos, incluido Huawei, debe o debería ser excluido específicamente», expone el presidente de la agencia federal, confirmando una posición abiertamente en contraste con la defendida por EE.UU., que acusa de espionaje al fabricante chino.

«Bundesnetzagentur no ha recibido ninguna indicación concreta contra Huawei. Tampoco estamos al tanto de que cualquier otro organismo de Alemania haya recibido ninguna indicación confiable», añade.

En este sentido, el presidente de Bundesnetzagentur subraya que «si Huawei cumple todos los requisitos, puede participar en el despliegue de la red 5G», añadiendo que los operadores participantes únicamente pueden utilizar componentes sometidos a controles de seguridad por un organismo autorizado y certificados por la Oficina Federal de Seguridad de la Información (BSI). «No habrá requisitos por parte de Bundesnetzagentur dirigidos a una empresa en particular», añade.

El presidente estadounidense lleva meses presionando a las potencias europeas con el objetivo de conseguir que ningún país cuente con los equipos del digante chino en el despligue del 5G. « No dejamos ninguna puerta trasera para ningún gobierno, incluido el chino», aseguró Richard Yu, CEO de Huawei, en una entrevista con ABC. La compañía china siempre se ha defendido, recordando que no se dedica a «hacer política», pese a las numerosas presiones que lleva meses recibiendo. Además, Huawei demandó al Gobierno de EE.UU. el pasado mes de marzo por la prohibición de sus productos.

Toca esperar y ver ahora si el gobierno americano reacciona y deja, tal y como anunció, de compartir inteligencia con Alemania. los países que usen Huawei.

Para muchos expertos, detrás del argumento de Donald Trump se esconde una realidad: EE.UU. quiere liderar la carrera del 5G pero no lo está haceidno. El gigante asiático le saca ventaja y su única posibilidad de recortarla es vertiendo las acusaciones, que de momento no están probadas, de espionaje.

Trump quiere ganar

Por ello, Trump anunció el pasado viernes nuevas iniciativas para desarrollar la implantación del 5G en Estados Unidos y dijo que se trata de una «carrera» que su país debe «ganar».

«No podemos permitir que ningún otro país supere a EE.UU. en esta poderosa industria del futuro. Estamos liderando por mucho en muchas industrias de este tipo y simplemente no podemos permitir que suceda», dijo Trump durante un acto en la Casa Blanca.

Aunque Trump no hizo referencia directa a otros países, China y otros en Asia le sacan ventaja. De hecho, la semana pasada Corea del Sur inauguró la primera red nacional 5G del mundo, disponible con los tres principales operadores del país en 85 ciudades, autopistas o líneas férreas de alta velocidad.

En Estados Unidos, el 5G tan solo está disponible de momento con Verizon y en determinadas zonas de Chicago y Minneapolis.

Sin embargo, Trump aseguró que EE.UU. doblará a Corea en mercados 5G a finales de año: «EE.UU. tendrá 5G en 92 mercados del país. El siguiente país, Corea del Sur, tendrá 48. Así que tenemos 92, comparado a 48. Y vamos a acelerar rápido ese ritmo».

«Pero no podemos descansar, la carrera está lejos de terminar. Las empresas estadounidenses deben liderar la tecnología móvil mundial. Las redes 5G deben ser seguras. Tienen que ser fuertes. Tienen que estar protegidas del enemigo», dijo el presidente. En el discurso, Trump dejó claro que el Gobierno deja toda la iniciativa del desarrollo 5G a los privados.