Google se enfrenta a una multimillonaria multa en Europa por prácticas monopolísticas con Android

La sanción al gigante de internet podría alcanzar los 11.000 millones de euros, según «The Wall Street Journal», y se conocerá finalmente la semana que viene coincidiendo con la cumbre de la OTAN en Bruselas en la que asistirá Trump

MADRIDActualizado:

Europa pisa el acelerador sobre las implicaciones de las compañías tecnológicas en su sistema económico. Alphabet, multinacional estadounidense propietaria del mayor motor de búsqueda, Google, se enfrenta a una multimillonaria sanción por prácticas monopolísticas con su sistema operativo Android. La sanción podría alcanzar los 11.000 millones de dólares (9.380 millones de euros), aproximadamente el 10% de su facturación global.

El anuncio se retrasará hasta la semana que viene coincidiendo con la cumbre de la OTAN que se celebrará en Bruselas y en la que asistirá el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Según informa «The Wall Street Journal», el regulador antiomonopolio de la Unión Europea anunciará el próximo 17 de julio las conclusiones de esta investigación (tiene otras dos por publicidad online y por su comparación de precios) en la entiende que el gigante de internet abusó ilegalmente de su posición de dominio con el sistema operativo para móviles Android, el de mayor penetración del mundo.

El pasado año la UE sancionó a la compañía con 2.820 millones de dólares (2.403 millones de euros) por abusar de los resultados de búsqueda en favor de su propio servicio de comparación de compras de productos, Google Shopping. En una larga investigación, que se remonta a 2015, los reguladores europeos entienden que la compañía tecnológica discriminó a sus rivales en el mercado móvil forzando a implantar además sus propios servicios y aplicaciones. La compañía siempre ha defendido en anteriores ocasiones que no obliga a las marcas de telefonía a instalar sus «apps» ni el sistema de búsquedas.

Pese a todo, las medidas implantadas por Bruselas puede resolverse mediante acuerdos con modificaciones en los contratos con los fabricantes de telefonía para garantizar la libre competencia. El cerco de los reguladores europeos para equilibrar la balanza fiscal en Europa ha puesto en su punto de mira a los gigantes estadounidenses en los últimos años.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ha levantado las críticas de las firmas tecnológicas. Entre algunas de sus medidas se encuentra la propuesta a Irlanda para recuperar 13.000 millones de euros en impuestos atrasados de Apple o la petición a Luxemburgo de recaudar 250 millones de euros a Amazon.