Grandes marcas castigan a Youtube
Grandes marcas castigan a Youtube - REUTERS

Gigantes publicitarios castigan a YouTube por emitir anuncios en vídeos ofensivos

Starbucks y General Motors han decidido retirar sus anuncios de la popular plataforma de vídeos, mientras que PepsiCo y Walmart han suspendido su inversión en publicidad de Google

NUEVA YORKActualizado:

Importantes marcas como PepsiCo, Walmart o Verizon han decidido revisar sus contratos de publicidad con Google en respuesta a la emisión de sus anuncios en vídeos ofensivos en YouTube, pese a las disculpas de la compañía, un castigo que desvela un conflicto latente en este negocio digital.

El sistema automatizado de inserción de anuncios de Google colocó los nombres de los anunciantes en vídeos de contenido racista y antisemita, un hecho que no es reciente pero en las últimas semanas ha pasado de ser un problema de relaciones públicas a tener impacto financiero.

Este viernes, Starbucks y General Motors decidieron retirar sus anuncios de YouTube, mientras que PepsiCo y Walmart han suspendido su inversión en publicidad de Google, a excepción de los anuncios personalizados en búsquedas. Otras marcas, como FX Networks, parte de 21st Century Fox, han anunciado que ponen fin a su inversión en publicidad con el gigante tecnológico de Mountain View (California), incluyendo los anuncios en búsquedas y en YouTube.

Un ejecutivo de este grupo de compañías ha declarado a «The Wall Street Journal» que Google les ha asegurado que sus marcas estaban «seguras» frente a contenidos controvertidos, pero «a pesar de sus garantías, estaba claro que no podían darlas». El director ejecutivo de Google, Philipp Schindler, ofreció disculpas públicamente el martes y aseguró que la compañía está «revisando extensivamente» sus políticas de anuncios y herramientas mientras «sube el listón» para facilitar a los anunciantes el control de los contenidos donde aparecen, tanto en web como vídeo.

Cinco días antes, el responsable de Google en Reino Unido, Ronan Harris, defendía que YouTube, donde se suben 400 vídeos por minuto, invierte «millones de dólares al año y emplea a miles de personas para frenar las malas prácticas en la publicidad».

La controversia tiene un alcance global y algunas marcas europeas, incluidos medios de comunicación, retiraron sus anuncios de YouTube después de que el 17 de marzo el Gobierno de Reino Unido convocara a Google para dar explicaciones sobre «cómo dará el servicio de alta calidad que exige el Gobierno para sus contribuyentes».

No obstante, para Mike Isaac, experto en tecnología del «New York Times», controlar los anuncios que aparecen en vídeos de contenido reprobable «requiere la ayuda de inteligencia artificial» y ese campo «todavía necesita ayuda para comprender asuntos muy humanos». El año pasado, Alphabet, la matriz de Google, aumentó sus ganancias un 19,1 % y en el beneficio neto de las cuentas del grupo (19.478 millones) jugaban un gran papel las actividades de Google, especialmente sus ingresos del buscador por publicidad.

Desde el comienzo de las reacciones de anunciantes, el 17 de marzo, las acciones de Alphabet han caído en valor desde los 872,37 dólares al cierre de ese día hasta los 835,14 al cierre de este viernes.

Una polémica temporal

Se trata de una caída de más de un 4%, lo que se traduce en unos 25.000 millones, una cifra significativa si se compara con los ingresos de Google en el último trimestre de 2016, 25.802 millones. Mientras Google se centra en la «seguridad de marca» para sus anunciantes, que continúan a la espera de cambios, no existen muchas opciones comparables a YouTube a las que puedan recurrir, por lo que algunos expertos consideran que el conflicto no generará un gran impacto en las cuentas del conglomerado.

«Responderán apropiadamente», opinó Brian Wieser, analista en la firma Pivotal Research, porque «no van simplemente a ver cómo se les va un negocio importante». «Un puñado de marcas retirará sus anuncios. YouTube presentará una política refundida sobre las pautas comunitarias que sea más dura contra ciertos tipos de discurso, pero aún relativamente blanda», sostiene Mike Isaac. «Los anunciantes de marcas reinsertarán -agrega- sus anuncios en Youtube. Se irá el acaloramiento. La vida seguirá».