Los grandes operadores ofrecen tarifas convergentes con canales de pago
Los grandes operadores ofrecen tarifas convergentes con canales de pago - EFE/NACHO GALLEGO

Los españoles son los ciudadanos europeos que más pagan por internet

En España se paga por instalar fibra y ADSL en casa un 27,4% más de media que en Italia, Francia, Reino Unido o Alemania

El coste anual de internet en nuestro país se sitúa en 636 euros. Si añadimos la televisión de pago, el coste asciende a 155 euros anuales por encima de la media europea

MADRIDActualizado:

En España, el coste medio de un contrato de internet y telefonía fija es de 53 euros al mes. Sin embargo, la media europea se sitúa en los 41,6 euros mensuales, un 27,4% menos. Esta es una de las principales conclusiones extraídas de Kelisto.es, la web del ahorro, tras un estudio sobre tarifas de ADSL y fibra en nuestro país.

Por países, en Alemania un contrato medio de internet en casa con telefonía fija cuesta 33,67 euros al mes; 35 euros en Francia; 40,67 euros en Reino Unido y 45,67 euros en Italia, cifras irrisorias en comparación con el mercado español.

Si además, se añade la contratación de canales de televisión de pago a un paquete de Internet y fijo, los españoles también salen perdiendo: a final de año supone un gasto medio de 930 euros, un 19,97% (155 euros) más que sus vecinos europeos, cuyo coste se sitúa en los 775 euros anuales.

«A lo largo de un año, un consumidor que contrate una tarifa de internet en España pagará una media de 636 euros, 136,8 euros más que lo pagan sus vecinos europeos. Ahora bien, esta desventaja respecto a otros países podría subsanarse al elegir una de las tarifas más baratas del mercado, con las que podría recortar su factura casi en un tercio, hasta un 30%15», señala la portavoz de Comunicaciones de Kelisto.es, Sara Perales.

El ahorro podría ser aun mayor si un consumidor español no tuviera problemas en prescindir de la línea de telefonía fija, ya que encontraría las tarifas más económicas en Pepephone, que cobra una media de 29,1 euros al mes por llevar internet a casa. Así, los españoles podrían ahorrarse 286,8 euros al año (45,1%).

Pero quienes necesiten línea fija, la opción más económica, según Kelisto.es, sería la de MásMóvil, con un coste medio de 36,99 euros al mes.

«A pesar de que en España las tarifas suelen incluir descarga ilimitada de datos en Internet fijo (algo que no es así en todos los mercados europeos), en cuanto a precios, el usuario español está en clara desventaja con respecto a sus vecinos europeos. Teniendo en cuenta el número de líneas de banda ancha fija contratadas en España dentro del mercado residencial, que se sitúa en 14,3 millones18, si comparamos el coste medio de las tarifas de Internet y fijo con los precios más bajos, los españoles podrían ahorrar 231,6 millones de euros9 al mes (2.779 millones anuales) si escogieran la oferta más económica», comenta Perales.

Los operadores suelen justificar los precios elevados con el esfuerzo que les supone el despliegue de infraestructuras para llevar fibra óptica a los hogares, lo que supone mejorar la calidad de conexión y la velocidad a la que navegamos por la Red.

«La inversión de los operadores para emitir contenidos de ‘streaming’ es otro de los factores que afectan al precio de sus ofertas de Internet», añade Perales. «No es casualidad que los precios más económicos los encontremos en los operadores que no tienen paquetes de televisión y en las marcas ‘low cost’ de los principales operadores. Así, mientras que Movistar, Orange y Vodafone quieren captar a clientes que contraten sus tarifas más completas y, como es lógico, más caras, compañías como Yoigo, MásMóvil, Pepephone o Lowi son las alternativas más económicas si lo único que se busca es Internet y fijo».

En los últimos años, el número de abonados a una tarifa de fibra o ADSL ha disminuido en detrimento de los que prefieren contratar un paquete más completo: hasta 2012, el número de contrataciones de packs de internet y fijo bajó en un 73% a cierre de 2017.

Packs para ahorrar

A la vez, el número de usuarios con ofertas convergentes de internet, fijo y móvil han aumentado en 5,2 millones (sumando un total de 6,2 millones). El crecimiento más acusado es, sin embargo, el de las tarifas que, además de los servicios ya mencionados, incluyen también televisión de pago: de 146.132 líneas contratadas en el último trimestre de 2012 hemos pasado a 5,4 millones en los últimos meses del pasado año.

A día de hoy, casi ocho de cada diez usuarios tienen contratada banda ancha con más servicios. La combinación de Internet con telefonía fija y móvil es la más común, con una penetración del 38,95% en el total de hogares. Las tarifas que también incluyen televisión todavía no están tan extendidas, si bien un 27,27% de usuarios están abonados a este tipo de paquetes.

Infografía de la situación de internet en España y Europa
Infografía de la situación de internet en España y Europa- KELISTO

Si se toman como referencia las tarifas más baratas que se pueden encontrar en la actualidad, contratar internet y fijo en España costaría, de media, 42,31 euros al mes. Para añadir una línea de telefonía móvil por separado, el usuario debería desembolsar una media de 29 euros, con lo que el coste final de su tarifa ascendería a 71,31 euros.

En cambio, si un usuario contratara estos tres servicios (banda ancha, fijo y móvil) mediante un pack con una línea móvil que partiera de 2 GB (el gasto medio de datos que hacemos los españoles según la OCDE25), el coste medio de las tarifas más económicas se situaría en 47,26 euros de media. Es decir, solo pagaría 4,95 euros más en su factura y ahorraría un 33,72%.

Según el estudio de Ofcom, en España contratar una tarifa de Internet y fijo con televisión de pago tiene un coste medio de 77,5 euros. A día de hoy, solo Orange, Movistar, Vodafone y Jazztel ofrecen tarifas convergentes con canales de pago. Con estos operadores, el coste medio de una tarifa de internet y fijo asciende a 51,53 euros. Si a esto quisiéramos sumarle una línea móvil y televisión, tendríamos que pagar 25,71 euros más de media todos los meses.

Al combinar todos los servicios de los operadores, el coste de este tipo de ofertas puede dispararse. De hecho, el 52% del gasto de los hogares españoles en telecomunicaciones se destina a paquetes cuádruples que, aunque no son los más contratados, son los más caros.

«El consumidor español se caracteriza por su apatía y un cierto miedo al cambio de compañía, a pesar de que podríamos ahorrar hasta 200 euros al año si realizáramos una compra inteligente y eligiéramos la tarifa de Internet que más se ajuste a nuestras necesidades de consumo», asegura Perales