Tim Cook, consejero delegado de Apple, en su visita a España
Tim Cook, consejero delegado de Apple, en su visita a España - ÁNGEL DE ANTONIO

Tim Cook defiende el derecho a la privacidad digital y pide una legislación en EE.UU. para protegerla

El máximo responsable de Apple acusa a las empresas que comercilizan los datos personales de los usaurios de actuar «en una economía en la sombra que está en gran medida sin control»

MADRIDActualizado:

Apple se encuentra en un momento agridulce. Por un lado, puede sacar pecho porque su división destinada a servicios es la que más crece, logrando con éxito así firmar interesantes alianzas con otras compañías con las que se tenía hasta ahora como viejas enemigas, peor su producto estrella, el iPhone, se ha estancado en las ventas.

La firma de la manzana, aprovechando la conyuntura digital actual, ha defendido que defiende en mayor medida la privacidad de sus usuarios en comparación con las marcas de la competencia, sobre todo, de las empresas propietarias de redes sociales y aplicaciones móviles.

«En 2019 es hora de defender el derecho a la privacidad: el tuyo, el mío y el de todos nosotros», asegura el consejero delegado de Apple, Tim Cook, en una columna de opinión en «Time Magazine» publicada este miércoles y en la que expone su preocupación por el papel de los comerciantes o «brokers» de datos e insta al Gobierno estadounidense a aprobar una legislación federal de privacidad integral.

En su reflexión, Cook se dirige a los consumidores, reguladores y legisladores en una llamada de atención sobre el problema de la falta de privacidad y especialmente sobre los comerciantes o «brokers» de datos, que a su parecer actúan en «en una economía en la sombra que está en gran medida sin control».

Precisamente, el directivo cree que los «brokers» de datos se dedican a recopilar la información del usuario, empaquetarla y venderla a otros comprador. Esa información la han podido obtener de, por ejemplo, una tienda online en la que el usuario ha realizado una compra, y sin que este último lo supiera o hubiera dado su autorización. «Creemos que cada persona debería tener la oportunidad de decir: "Aguarda un minuto. Lo que estás vendiendo es mi información y yo no he dado mi consentimiento"».

Cook entiende que una ley federal de privacidad integral protegería y empoderaría al consumidor, y por ello, él «y otros», como explica, han pedido al Congreso de Estados Unidos su aprobación. Esta legislación debería tener como objetivo dar a los consumidores control sobre sus datos, pero también poner el foco en los actores que trafican con ellos.

En Estados Unidos existen ya leyes estatales enfocadas a proteger la privacidad de los usuarios, pero «no existe un estándar federal que proteja a los estadounidenses de estas prácticas». El año pasado, el propio Cook presentó a un organismo global de reguladores de privacidad cuatro principios que, considera, deben guiar la legislación. «La tecnología tiene el potencial de seguir cambiando el mundo para mejor, pero nunca lo logrará sin la plena fe y confianza de las personas que la utilizan», añade.

En su propuesta, el máximo responsable de Apple cita el derecho a reducir los datos personales al mínimo; el derecho de la personal a saber qué datos se recopilan y por qué; el derecho de acceso, corrección y eliminación de datos personales; y el derecho a la seguridad de los datos. El ejecutivo cree que la Comisión Federal de Comercio debería establecer un centro de intercambio de datos que obligue al registro de los comerciantes de datos y que permita a los usuarios hacer un seguimiento de las transacciones que se han hecho con sus datos. También proporcionaría a los usuarios la capacidad de eliminar sus datos «a voluntad».