Diez impresionantes fotos de la Segunda Guerra Mundial que nunca antes habías visto

Se trata de imágenes recién desclasificadas de los archivos de un general americano

Actualizado:

Una increíble colección de fotografías de la Segunda Guerra Mundial acaba de ser desclasificada de los archivos de Charles Day Palmer, general de cuatro estrellas del ejército estadounidense. Instantáneas nunca antes vistas que en su día fueron declaradas 'no aptas' para uso público, pero que este militar ha podido conservar hasta hoy para su uso personal. Las imágenes, que retratan la realidad y también los horrores del conflicto bélico, han sido publicadas en el blog Argunners.

En la primera foto puedes ver un tanque destructor M-10 avanzando en la ciudad de Rohrwiller, en una imagen tomada en febrero de 1945. A su alrededor se aprecian los daños sufridos por los edificios de la localidad durante la batalla.

Un soldado de los Estados Unidos deja helechos sobre la tumba de un compañero caído en combate, que el enemigo se había encargado de enterrar antes de abandonar la zona. Según parece, el difunto no llegó a ser identificado más allá de su nacionalidad.

Entre el tanque gravemente dañado que aparece en primer plano y el que está parado al fondo, justo ante el edificio semidestruido, alcanzamos a distinguir dos soldados. Se trata de dos médicos recogiendo el cadáver de un soldado americano.

Un soldado estadounidense observa dos cañones obús alemanes, destrozados después de una batalla. A los pies de este militar llegamos a advertir los restos de otro soldado, un alemán según los archivos que acompañaban a esta foto.

Más restos de artillería destrozada durante un enfrentamiento, en este caso un tanque por bando. Lo que estás viendo es un M-5 americano y un Sturmgeschütz IV alemán, juntos en plena calle entre montones de escombros.

Esta fotografía retrata el instante en que los ingenieros del ejército estadounidense vuelan un puente. Es una medida defensiva para impedir el avance del ejército alemán. El fotógrafo fue capaz de presionar el disparador en el momento exacto para capturar los trozos de la construcción por los aires.

La impactante imagen sobre estas líneas muestra un fortín alemán vacío. Los evidentes daños que tiene su estructura fueron causados por tanques americanos al tomar la zona.

Los soldados utilizan una grúa y otra maquinaria para desplazar un obús de 155 mm que bloquea un camino embarrado. Al fondo podemos ver colinas boscosas.

El vehículo en llamas es un camión francés de media tonelada. Así quedó después de que explotasen los 800 galones de gasolina que portaba como carga.

En esta última instantánea, prisioneros de guerra de la policía militar alemana y agentes de la Gestapo son escoltados por las Fuerzas Francesas del Interior. La ciudad por la que caminan es Estrasburgo.