se7ensins.com

Las cinco maneras más extrañas de hacerse millonario

Una idea aparentemente estúpida puede valer una fortuna y estos increíbles casos lo demuestran

bitacoras.com
Actualizado:

¿Quién quiere ser millonario? Además de un programa de televisión, esta es una pregunta que casi todos nos hemos hecho alguna vez. Sencillamente, porque casi todos querríamos serlo; o al menos añadir algunos ceros a la cifra que luce nuestra cuenta corriente. El problema es que la lotería y los juegos de azar sonríen sólo a unos pocos. Tampoco son contados los que pueden concursar en un programa de televisión y ganar una fortuna. Tal vez lo que todos tenemos en nuestra mano es concebir una idea millonaria... pero tampoco es sencillo dar con ella.

Por si te inspiran, hoy presentamos algunas originales iniciativas que permitieron a sus autores hacer saltar la banca, encontradas en el blog Oddee. Seguro que has oído hablar de Ashley Madison, la red social de los infieles. Se trata de un servicio de citas vía web con una peculiaridad muy especial: todos sus usuarios tienen pareja o desean tener un encuentro con una persona que la tiene. Curiosamente, el creador de esta controvertida compañía es un ex abogado felizmente casado. Gana más de 5 millones de dólares anuales gracias a su negocio.

Cada vez más cerca de esa cifra está LaserMonks.com, una empresa fundada por monjes que factura casi 3 millones cada año. ¿A qué se dedica? A la venta de cartuchos para impresoras y otro material de oficina. ¡Así de simple! Su crecimiento fue tan rápido que en sus tres primeros años completos de actividad multiplicó por más de 1.000 sus ganancias. Entre sus numerosos clientes se cuentan particulares, parroquias e incluso entidades financieras de la talla de Morgan Stanley. Estos religiosos jamás habrían imaginado que su idea les haría ricos.

Aunque las nuevas tecnologías facilitan mucho las cosas, no pienses que todos los caminos hacia la fortuna están en internet. El joven escocés Fraser Doherty empezó preparando mermelada en la cocina de su casa siguiendo la receta de su abuela. Sólo tenía 14 años... y dos después dejó la escuela para dedicarse a tiempo completo a su aventura empresarial. En la actualidad controla alrededor de un 10% del mercado de las mermeladas en Reino Unido y gana más de un millón de dólares cada doce meses. ¡Y todo gracias a la buena mano de su abuela!

También es alucinante que los creadores de Doggles.com comenzasen a contar billetes por cientos a base de vender gafas de sol especiales para perros. Cierto es que supieron aprovechar su ola de popularidad para expandir el negocio y vender más productos pensados para el mejor amigo del hombre. Pero para nuestro gusto, la palma se la lleva Alex Tew, un estudiante inglés que creó una web con un panel de 1.000 x 1.000 píxeles y vendió cada uno de ellos por un dólar como espacio publicitario. Reunió más de un millón en pocos meses de actividad.