Una bandeja de entrada de correo Hotmail
Una bandeja de entrada de correo Hotmail - efe

Los «ciberocupas», un problema de marca en la Red

Estos «personajes» registran dominios en internet que no le corresponden con el fin de cobrar dinero por ellos, bombardear publicidad ó vender productos falsos

Actualizado:

La ciberocupación se ha convertido en un problema creciente en España. Desde Nominalia, una empresa española de gestión de redes y de dominio, destacan esta situación. Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la «ciberocupación» se entiende como el «registro anticipado y de mala fe de marcas como nombres de dominio por personas que no tienen derecho alguno sobre dichos nombres».

Los «ciberocupas» son esas personas que se aprovechan de las fallas del sistema de registro y que logran hacerse con los dominios para adelantarse a los «dueños legítimos». Por ejemplo, al aparecer el dominio .futbol, algunos «ciberocupas» se apresuraron en ser los primeros en registrar páginas como ikercasillas.futbol ó rfef.futbol. Quienes se apropiaron de dichas páginas no lo hicieron rompiendo la ley sino aprovechándose del sistema, ya que se realiza «por riguroso orden de solicitud». Es decir, a ley de quien llegue primero.

«Los ‘ciberocupas’ se aprovechan de que el sistema de registro de nombres de dominio funciona por orden de solicitud para adelantarse a los titulares de la marca. En la mayoría de casos, los ‘ciberocupas’ buscan vender los derechos sobre dichos nombres de dominio a quienes deberían ser sus legítimos propietarios. Sin embargo, en otros casos hacen uso de las webs ‘ocupadas’ para colgar publicidad mediante sistemas de afiliación e, incluso, para vender falsificaciones de productos y servicios con la marcas cuyos nombres de dominio han registrado antes que los dueños de dichas enseñas» explica a través de un comunicado David Costa, Country Manager de Nominalia.

Muchas veces, los dueños «legítimos» de dichos dominios pagan por ellos, pero otras veces recurren al sistema judicial, que suele tardar mucho tiempo en dar una solución. Según la OMPI, el número de nombres de dominio objeto de demandas creció un 22% en 2013, hasta situarse en 6.191 dominios.

Desde Nominalia hacen cuentas a nivel español. Los ciberocupan ocasionan más de 1.000 demandas por robo de propiedad intelectual cada año. Con estos números, España se ubica en el cuarto lugar del «top» de países que más demandas recibe.

Vale aclarar que la ciberocupación no es un delito según el Código Penal español, aunque sí lo es la violación de la Propiedad Intelectual.