La increíble lección de solidaridad de un indigente de Nueva York

La increíble lección de solidaridad de un indigente de Nueva York

Unos jóvenes propusieron a dos mendigos participar en una prueba en la que el vencedor se llevaría cien dólares

Actualizado:

A lo largo de la historia, los filósofos han gastado muchas energías para tratar de determinar si el hombre es bueno o malo por naturaleza. Jamás han llegado a una conclusión definitiva. Sin embargo, la realidad con la que nos encontramos a diario no deja de mostrarnos cómo las buenas acciones están a la orden del día.

Así, si hace unos meses un policía de Nueva York sorprendía al mundo al regalar unas botas y calcetines nuevos a un mendigo a quien habían robado su calzado, ahora es un vídeo el que vuelve a demostrarnos que las reacciones del ser humano jamás dejarán de sorprendernos.

Esta emotiva historia, que hemos descubierto en el blog especializado en detectar historias virales «Upsocl», tiene también como protagonistas a dos indigentes neoyorquinos, a los que dos integrantes del colectivo «Model Pranskster» ofrecen la posibilidad de participar en un reto en el que pueden ganar cien dólares.

Para poder conseguir esa suma de dinero, los dos hombres sin hogar seleccionados por los jóvenes sólo tienen que echar un pulso. Aunque los jóvenes indican a los participantes que el ganador se llevaría los cien dólares y el perdedor se iría con las manos vacías, en realidad pensaban recompensar a quien resultara vencido con otros cincuenta dólares. Sin embargo, lo que ocurrió tras finalizar el duelo rompió todos sus planes.

Tras una pugna de apenas medio minuto, uno de los dos contendientes se alza con la victoria y recibe la recompensa prometida. Lo sorprendente es que, en lugar de marcharse a disfrutar de su premio, nada más recibir el dinero se dirige a su contrincante y le entrega la mitad, a pesar de que este se resiste a aceptarla.

Este inaudita muestra de solidaridad, que el hombre defiende asegurando que hay que «alimentar al necesitado, no al avaro», desarmó por completo a los dos jóvenes que habían promovido la iniciativa. Quizá por ello, decidieron entregar otros cincuenta dólares a cada uno de los dos contendientes, antes de fundirse con ellos en un abrazo de agradecimiento por la lección que acababan de ofrecerles.

Lo que en un principio no iba a ser más que otro vídeo en el que unos jóvenes se divierten a costa de dos personas a las que la suerte les ha dado la espalda en la vida, acabó convertido en una auténtica y emotiva lección de solidaridad entre los que menos tienen. Quizá por ello, el vídeo original de esta historia ha alcanzado cinco millones y medio de visitas en menos de dos semanas y no deja de sorprender a todo aquel que lo ve.