Tecnología - Redes

El pintoresco pueblo griego que parece una maqueta

La capital de isla de Symi ofrece una impresionante panorámica que parece sacada de un decorado cinematográfico

Existen numerosas técnicas fotográficas diseñadas para engañar al ojo humano. Una muy popular es el «tilt shift», un efecto que, con una hábil manipulación de los colores y el enfoque, hace creer que las imágenes fotografiadas corresponden a maquetas en lugar de a escenarios reales.

Sin embargo, a lo largo del mundo existen unos pocos parajes en los que la naturaleza y la mano del hombre se han combinado de tal forma que efectos como los del «tilt shift» son percibidos sin necesidad de recurrir a ningún tipo de engaño. Uno de estos pintorescos lugares es Symi, una pequeña isla griega, cuyos encantos hemos descubierto a través del blog «101 lugares increíbles».

Habitada por poco más de 2.600 personas en temporada baja, esta pequeña isla situada a apenas 41 kilómetros de Rodas está repleta de parajes pintorescos, aunque el más impresionante de todos es su capital. La ciudad de Symi es un caserío formado por un conjunto de casas de vivos colores dispuestas a lo largo de una colina, como si se trataran de un inmenso decorado.

Esta peculiar ubicación unida a un colorido intenso y lleno de contrastes, otorga al paisaje una sensación de irrealidad que lleva a cualquiera que vea las fotos de este lugar a preguntarse si está contemplando una ciudad real o si se trata de un montaje. Además de poseer esa belleza tan particular, Symi sigue conservando en la actualidad un aire idílico propio de todos esos lugares de la costa mediterránea que aún no han sido descubiertos por el turismo de masas y que las convierte en destinos que es imposible dejar de visitar.

La mayor parte de la población de la isla se concentra en la capital, un tranquilo pueblo de pescadores que cada verano aumenta su número de habitantes hasta rozar los seis mil, gracias a los turistas que llegan a la isla en busca de tranquilidad, playas escondidas, y paisajes agrestes. Desde allí es posible navegar hasta algunas de las pequeñas islas que rodean Symi o visitar algunas playas de su costa a las que solo se puede acceder por mar. Pero, sobre todo, se puede desconectar de la ajetreada vida diaria y disfrutar de la hermosa e irreal estampa que ofrece este tranquilo y paradisiaco lugar.

comentarios