Esta monja es una de las madres de la informática
Mary Kenneth Keller, la primera persona en obtener un doctorado en ciencias informáticas en EE.UU.

Esta monja es una de las madres de la informática

Mary Kenneth Keller, una monja que obtuvo el primer doctorado en ciencias informáticas concedido en Estados Unidos.

Actualizado:

El mundo de la informática siempre ha estado ligado a nombres masculinos, entre los que, muy de vez en cuando, se cuelan los de algunas pioneras como Ada Lovelace, Grace Murray Hopper, Radia Perlman o Carol Shaw.

Sin embargo, entre estas mujeres que dedicaron su vida a desarrollar parte de la tecnología que hoy disfrutamos, existe un nombre propio cuya historia es tan apasionante como desconocida: Mary Kenneth Keller, una monja que obtuvo el primer doctorado en ciencias informáticas concedido en Estados Unidos.

A pesar de que solo ese dato sería motivo más que suficiente para que el nombre de Keller figurase en los anales de la tecnología, su figura es hoy absolutamente desconocida. Por ello, en el blog «Hojaderouter», nos proponen viajar hasta 1958, año en el que la Universidad de Dartmouth admitió por primera vez a una mujer en su departamento de Informática, y conocer más detalles de la «obra y milagros» de esta hermana.

Gracias a este cambio de política académica, Keller pudo participar de forma muy activa en el desarrollo de BASIC, el primer lenguaje informático que trató de acercar la programación a los estudiantes y otros usuarios medios. La importancia de BASIC fue tan grande que su influencia ha llegado hasta nuestros días en la base de los lenguajes empleados en sistemas como Windows.

La primera en Estados Unidos

Junto a la implicación en ese proyecto, Mary Kenneth Keller se convirtió en la primera persona en obtener un doctorado en ciencias informáticas de los Estados Unidos, en junio de 1965.

Durante años la posesión de este título ha estado en una continua discusión. Muchos se lo atribuyen a Irving C. Tan o Richard Wexelblat, quienes lo lograron ese mismo año, mientras que Barbara Liskov, doctorada en 1968 ha sido tradicionalmente considerada la primera mujer en obtener este grado. Sin embargo, una reciente investigación de Ralph L. London ha determinado que con su título por la Universidad de Wisconsin-Madison, Keller fue la primera doctora en informática de la historia. Al menos en Estados Unidos.

Historias como las de esta mujer, que además de informática era monja, son todo un ejemplo de superación y lucha por la igualdad que no deberían caer en el olvido.