Napster ha vuelto
EL servicio no será gratuito - napster

Napster ha vuelto

El otrora servicio de descargas es ahora una nueva plataforma de música en «streaming»

Actualizado:

Napster ha anunciado su llegada a España; y no como el servicio de descargas en el que se convirtió hace unos años por el que cerró después de varios pleitos legales en 2001. En esta ocasión se ha presentado como servicio en «streaming», aunque no incluirá la opción gratuita como hacen las que serán sus rivales Spotify, Deezer, Google Music All Access y Rdio.

El mítico software de descarga de canciones P2P nació en 1999 y fue cerrado en 2001 tras una intensa batalla legal con las discográficas. Posteriormente, la marca fue comprada por la estadounidense Rhapsody y en 2006 se anunció un servicio de descargas gratuitas de canciones a cambio de publicidad que, sin embargo, no terminó de despegar.

Ahora, Napster ha vuelto a la carga y ya está disponible en España. Sin embargo, su modelo de distribución esta vez consiste en la reproducción de música mediante 'streaming', la tendencia imparable que ya abrazan Spotify, Deezer, Amazon, Google y, seguramente dentro de muy poco, Apple, que sin quererlo se ha quedado un poco atrás en este sentido tras el éxito de iTunes.

Napster ofrecerá lo mismo que sus competidores Spotify, Deezer o Rdio, un servicio 'premium' a partir de 9,95 euros al mes con acceso ilimitado a música. Los usuarios podrán reproducir las más de 20 millones de canciones en su navegador y también en las apps móviles para iOS y Android así como en Smart TVs y coches BMW y Mini Cooper.

La principal diferencia con servicios como los ya mencionados Spotify o Deezer, es que paradójicamente en el nuevo Napster no tendrá cabida a una oferta gratuita para los usuarios. A pesar de ello, la empresa sí que ofrece en estos momentos un período de prueba de 30 días que requiere, eso sí, el ingreso de una tarjeta de crédito o débito para poder ser disfrutado.

Napster tuvo una gran relevancia hace más de trece años como empresa que revolucionó el mercado de la música y obligó a todos a cambiar su estrategia de contenidos. Sin embargo, la gran incógnita será cómo actuará en pleno 2013, para hacerse un hueco entre los muchos otros servicios similares de música como los populares Spotify, Deezer o Rdio.