Las películas más ruinosas de la historia del cine

Las películas más ruinosas de la historia del cine

Tras una inversión de 100 millones de dólares, la cinta más ruinosa de todos los tiempos solo logró recaudar una décima parte de su presupuesto

Actualizado:

La industria del cine no posee una varita mágica que convierta cualquier producción de Hollywood en un gran éxito de taquilla. Por ello, muchos grandes rodajes llamados a generar enormes colas delante de las salas donde se exhibían han acabado cosechando sonoros fracasos que han arruinado estudios y puesto en serios aprietos las carreras de los productores, directores y actores que trabajaron en ellas.

Existen muchos ejemplos de ambiciosos proyectos cinematográficos millonarios que han acabado convertidos en las películas más ruinosas de la historia. En la web «Jot Down», galardonada con el Premio del Jurado en los Premios Bitacoras 2012, han recopilado algunas de las más famosas:

- «La isla de las cabezas cortadas»: En 1995, la productora Carolco Pictures decidió llevar a la gran pantalla una película de piratas protagonizada por Geena Davis, que atravesaba un momento de gran popularidad tras el éxito cosechad con «Thelma y Louise». Cambios de última hora en el reparto, unidos a costosas modificaciones en los decorados y retrasos en la grabación dispararon el presupuesto hasta casi 100 millones de dólares. Sin embargo, el interés del público por ver a Davis convertida en una heroína de acción fue escaso y la cinta apenas recaudó tan solo una décima parte de lo que había costado, llevando a la quiebra a Carolco Pictures y convirtiéndose oficialmente en la película más ruinosa de toda la historia del cine.

- «La puerta del cielo»: Esta cinta de 1980 pasará a la historia por haber llevado a la ruina al legendario estudio United Artists. La idea original de este proyecto era poner al brillante director de “El cazador” al frente de un western crepuscular para resucitar brillantemente el género. Sin embargo, durante el rodaje, el director Michael Cimino, además de multiplicar por cuatro el presupuesto original, pareció perder el norte y acabó presentando una película que fue unánimemente aborrecida por crítica y público. Con unas pérdidas de más de 40 millones de dólares, supuso la desaparición de United Artists y el fin de la carrera de Cimino.

- «Pluto Nash»: Convencido de su tirón en taquilla, el actor Eddie Murphy se embarcó en 2002 en el rodaje de una ambiciosa comedia de ciencia ficción que, con un alto presupuesto, pretendía aprovechar el tirón que por entonces tenía «La guía del autoestopista galáctico». Las previsiones de los productores fallaron estrepitosamente y la cinta recaudó menos dinero de lo que había costado su campaña de promoción. Las salas vacías constituyeron una severa cura de humildad para Murphy, quien se lo tomó con bastante humor.

- «La caída del Imperio Romano»: El objetivo de esta película de 1964 era reunir a las grandes estrellas de Hollywood en una superproducción que pudiese competir con la todopoderosa «Ben-Hur». Para ello, el productor Samuel Bronston, sin reparar en gastos, puso a actores como Alec Guiness, James Mason, Omar Sharif, Mel Ferrer, Christopher Plummer y Sofia Loren a las órdenes del director Anthony Mann con el objetivo de crear una espectacular película que llenara las salas de cine. Sin embargo, la abundancia de largometrajes épicos de la misma temática hizo que el público le diera la espalda a la cinta, lo que provocó la ruina del propio Samuel Bronston. A pesar de ello, en la actualidad «La caída del Imperio Romano» es considerado un clásico de la historia del cine.

- «Mensajero del futuro»: A diferencia de la anterior, esta cinta protagonizada por Kevin Costner en 1997, no pasará a la historia por su calidad técnica ni interpretativa. El actor, que se había convertido en una estrella respetada por trabajos como «Los Intocables de Elliot Ness», «JFK» o «Bailando con lobos», había estado a punto de arruinarse durante el rodaje de la carísima «Waterworld». Sin embargo el morbo que esta circunstancia generó entre el público la llevó a generar una taquilla aceptable. Con la idea de atraer una audiencia similar a los cines, Costner se embarcó en otra epopeya de ciencia ficción mucho menos cara que la anterior.

El problema era que los espectadores habían perdido la curiosidad por ver cómo el actor fracasaba y le dieron la espalda. El resultado fue que, efectivamente, fracasó. «El mensajero del futuro» perdió unos 70 millones de dólares y acabó con la imagen de Costner como estrella que garantizaba taquillazos con su sola presencia.

La cinta de 1979 «The lady vanishes», «Gigli», «El guerrero número 13» o «Sahara» son otras de las muchas películas que provocaron problemas económicos a sus productores y que podemos encontrar en el artículo publicado por «Jot Down».