El buscador de vuelos que descubre las comisiones ocultas
EFE

El buscador de vuelos que descubre las comisiones ocultas

El comparador Trabber.com desvela aquellas tasas que algunas compañías aplican a última hora cuando hacemos una reserva

Actualizado:

La experiencia de organizar unas vacaciones dejó de ser lo que era en el momento en que internet se instaló en nuestras vidas. La llegada del «fenómeno lowcost» y la proliferación de las nuevas tecnologías dieron hace ya tiempo la vuelta a la tradicional agencia de viajes, que se ha visto obligada a mantener su superviviencia y a readaptar su modelo de negocio para seguir siendo una alternativa competitiva a la hora de planear unas vacaciones.

Aunque parece que en cuanto a páginas webs y buscadores de vuelos, hoteles y vacaciones «lowcost» todo está inventado, cada día surgen nuevos modelos de negocio que ofrecen calidad y seguridad en la planificación de un viaje, además hacer por nosotros el trabajo «sucio» y buscar los precios más competitivos y asumibles dentro del sector. Precisamente esta es la filosofía de la compañía española Trabber.com, un metabuscador de vuelos, hoteles y coches de alquiler que desvela aquellas tasas ocultas que en muchos casos el usuario no descubre hasta que llega el momento de introducir su número de tarjeta en la página web.

El funcionamiento es sencillo, pues Trabber.com compara los precios ofrecidos por varias aerolíneas, agencias de viajes y webs de reservas hoteleras y de vehículos para localizar y ofrecer al usuario las mejores ofertas disponibles. Oscar Frías, CEO de Trabber.com, cuenta a ABC cómo surgió este prometedor negocio y cuyo origen se forjó con muchas ganas y poco tiempo libre, el que un trabajo a jornada completa dejaba cada día a sus creadores. «La primera idea no acabó de funcionar e hicimos un primer cambio para enfocarnos en desarrollar un buscador para el "backoffice" de las agencias de viajes físicas. Aquello tampoco despegó, por lo que decidimos montar una web abierta al usuario final, que fue Trabber.com».

Precios reales

Aunque en Trabber.com no pueden adquirirse de manera directa los billetes de avión o las reservas de hotel, la web permite, como indica Frías, «comparar toda la oferta disponible en una única página, siempre mostrando precios finales, sin sorpresas, incluyendo los gastos de emisión, de método de pago y de facturación de maletas que aplica cada sitio».

Sin embargo, la oferta de recursos disponibles a la hora de organizar un viaje por internet es hoy tan variada que parece complejo que esta web española pueda darnos algo que ya no ofrezca el resto. «Buscar en Trabber.com te asegura poder encontrar todos los vuelos y hoteles a los precios más baratos posibles. Buscamos en más de 90 webs y, a diferencia de otras páginas del mismo estilo, aquí todos los precios son siempre finales, incluyendo el recargo por facturar maleta (si es el caso) y los recargos que aplica cada web dependiendo de las tarjetas de pago de que dispongas».

«Como Trabber ahorra tiempo y dinero, tenemos todo tipo de usuarios»

Así, es para Frías «la transparencia en los precios» lo que conforma la principal diferencia de Trabber.com respecto a sus competidores, pues «te permite realizar una comparación real al buscar el viaje y te ahorra sorpresas en el momento de realizar la reserva». Es por ello por lo que el perfil de usuario de esta página web no responde a un único patrón. «Puesto que es una herramienta que permite ahorrar tiempo y dinero tenemos todo tipo de usuarios: desde el turista que busca dónde puede viajar por menos de 50 euros, hasta el viajero de empresa que quiere saber todos los horarios disponibles».

Dos años invirtió el equipo de Trabber.com en dar con la idea acertada para este negocio aunque, como indica Frías, el tiempo «no supuso un problema y la experiencia fue, de hecho, divertida, ya que era algo que estábamos probando mientras seguíamos con nuestros trabajos». No en vano, y aunque reconoce que la experiencia de emprender ha sido gratificante y satisfactoria, para el CEO de Trabber.com lo peor de iniciarse en el mundo del emprendimiento ha sido la enorme dedicación que ello requiere. «Te quita muchísimo tiempo y no puedes dedicarte a otras cosas». En cualquier caso, Frías aconseja «intentarlo, aunque si pueden que sea con la mínima inversión y riesgo, ya que así será más fácil cambiar los planes si las cosas van mal o tardan en funcionar».

Aunque es España su mayor mercado, Trabber.com ya ha comenzado su expansión a América, donde el recibimiento ha sido cuando menos satisfactorio: «Pensamos que en América Latina una idea como Trabber.com tenía tanto sentido como en España, por lo que esperamos que funcione igual de bien».