«Deathlist», la porra de la muerte
Imagen de las primera posiciones de la lista de la muerte 2013

«Deathlist», la porra de la muerte

Con el fallecimiento de Chávez, esta peculiar apuesta «online» se apunta otro tanto en su lista de predicciones macabras

Actualizado:

Hace pocos días, Microsiervos nos descubría un grotesco listado de 50 personajes susceptibles de desaparecer en el próximo año. Algo así como un índice de ilustres «moribles» (si se nos permite el neologismo), que ya sea por edad, enfermedad o cualquier percance fortuito, debemos tener presentes. Su nombre es «Deathlist», responde al más gélido humor negro británico y su mayor pretensión es la de acertar el mayor número de personajes famosos que morirán cada año. Y no es azaroso, puesto que en lo que va de 2013 ya han tachado cuatro nombres de su macabra lista, entre ellos, el del comandante Hugo Chávez.

Aparte de los obvios, los requisitos para aparecer en esta lista son claros. Deben ser personajes cuyas muertes sean noticia en los medios de comunicación del Reino Unido y cada año hay que renovar la lista con al menos 25 nombres diferentes, que pueden haber estado o no presentes en años anteriores. Así, ocurren casos curiosos como el de Fidel Castro, quien desde que comenzaron sus misteriosos problemas de salud entró directamente en el primer puesto de la lista, para después ir cayendo al «top ten» e incluso desaparecer en 2011.

Entre los nombre que figuran en la de este año encontramos a George Bush padre, el príncipe Felipe de Edimburgo (al que con sorna denominan «racista ocasional» debido a la reciente polémica en torno a los filipinos), el expresidente egipcio Hosni Mubarak, los actores Kirk Douglas, Peter O'Toole, Doris Day y Zsa Zsa Gabor (¡tiene 96 años!) y los famosos políticos Henry Kissinger, Nelson Mandela y Margaret Thatcher.

Son usuarios anónimos los que dan forma al consejo de sabios que decide a través de conversaciones en foros cuáles son los personajes con más posibilidades de criar malvas durante los próximos doce meses y, aunque lo de proponer candidatos puede parecer fácil, no debe de serlo tanto si nos fijamos por ejemplo en que en 1991 ni siquiera acertaron uno.

La posición en el «ranking» indica mayor o menor probabilidad de fallecer, pero además se especifica en qué posición estuvo el personaje en cuestión durante el último año o si es la primera vez que aparece en la lista (se indica con una estrella). Y no es la única lista de este tipo que circula por la Red, pero sí parece ser la más consolidada y oficial, puesto que tiene versión para móviles y hasta vende merchandising con su inconfundible logo.

Incluso encontramos ejemplos en español alojados en foros, en los que bajo sugerentes títulos como el de «Necro-porra» se elaboran listas con personajes nacionales de toda índole susceptibles de desaparecer. De momento, todo morbo y sin rastro alguno de dinero de por medio, pero no lo descartemos...