Wiko View 2
Wiko View 2 - WIKO

Wiko View 2: el «smartphone» perfecto para los que aún no tienen adicción al móvil

La gama de entrada se estrena en la ceja de la mano de la firma francesa, que incorpora lector de huella y de cara en su nuevo terminal, pero no la moda de la doble cámara

MADRIDActualizado:

«¿Qué le pido yo a mi móvil?» Esa es la principal pregunta que cualquier persona debe de hacerse a la hora de comprar un nuevo teléfono. Hay para quien su smartphone se ha convertido en una prolongación de su ser y lo utiliza en todas las facetas de su vida (trabajo y ocio). Y existen personas que solo usan este “aparato” para llamar de vez en cuando, estar comunicados por aplicaciones que se han hecho casi imprescindibles para vivir en sociedad y hacer alguna foto en las vacaciones a algo que llama su atención. Pues bien, Wiko View 2 es el terminal perfecto para este segundo tipo de personas: fiable, con una batería más que notable, unos acabados que se asemejan a lo más moderno del mercado (ceja o «notch» incluido), buena resolución de pantalla distribuida en ratio de aspecto 19:9 y cámara aprobada. Y por menos de 200 euros.

Por fuera, el View 2 es un móvil «resultón«: da el pego de los materiales premium, si bien en realidad se trata de una carcasa de policarbonato y el cristal que parece esconder la parte de atrás en realidad es plástico. Esto no tiene que ser un inconveniente, ya que ayuda a que sea un terminal bastante liviano (153 gramos) para sus medidas (154,5 x 72 x 8,3 milímetros). En la parte trasera también encontramos la única cámara y el flash, así como el lector de huellas, que se suma al reconocimiento facial en el terreno del desbloqueo del terminal (lo que se agradece en un teléfono entre la gama de entrada y la media).

Trasera del Wiko View 2
Trasera del Wiko View 2 - ABC

Pantalla clara con «notch»

En cuanto a la pantalla, su tamaño es de 6 pulgadas con resolución HD+, lo que agradecerán aquellos a los que les guste (o necesiten) nitidez para interactuar con las posibilidades del teléfono. Además, se han reducido casi a la mínima expresión los marcos (menos en la parte de abajo, donde se hacen un poco exagerados comparados con el resto y eso que en esa zona no se ha integrado ningún tipo de botón).

El Wiko View 2 viene a toda pantalla
El Wiko View 2 viene a toda pantalla - ABC

A semejanza del «notch» que pusiera de moda el iPhone X, el Wiko View 2 lo trae, aunque más exagerado: parte totalmente la franja superior con un círculo bastante llamativo, convirtiendo la parte superior de la pantalla en dos «patas» que en principio no nos limitarán la experiencia de toda pantalla, pero que estorban en el caso de, por ejemplo, querer un vídeo a toda pantalla. Aún así, el sistema ha introducido algunas mejoras para solventar este problema (los vídeos de YouTube se hacen más o menos grandes al desplegarse con el dedo, por ejemplo), aunque no llega a abarcar la solución completa para todas las aplicaciones.

Por dentro, este terminal monta un Qualcomm Snapdragon 435 de 8 núcleos y velocidad de 1,4 GHz, lo que le coloca por encima de la gama de entrada y lo hace resolutivo para la mayoría de tareas que se encomienda. Eso sí, de una en una y sin mucho atasco, por favor. Además, está dotado con 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento interno ampliable mediante microSD. La conectividad es 4G/LTE Cat. 6, con una velocidad de hasta 300 Mbps en descarga. Además incluye WiFi n, Bluetooth 4.1, NFC y puerto microUSB. Así que no, el Wiko View 2 no lleva USB Tipo-C, que aspira a convertirse en el único tipo de entrada en los cargadores para móviles.

Por dentro vemos que trae Android 8.0 Oreo casi puro, es decir, sin capas de personalización y sin aplicaciones nativas, lo que últimamente se ha vuelto una moda bastante usual en la gama media y baja, donde los recursos son limitados y los gigas y la potencia se tienen que exprimir al máximo.

Sin doble cámara y sin sorpresas desagradables

Wiko no ha apostado en su versión View 2 por la doble cámara (aunque el modelo Pro sí que la incluye). Sin embargo, sus 13 megapíxeles con flash LED de resolución trasera se apañan muy bien con luz natural. El problema viene con los entornos oscuros, donde se queda realmente corto. En la parte frontal contamos con 16 megapíxeles con tecnología Big Pixel, la gran apuesta de la marca de cara al popular «selfie». De hecho, el modo retrato es muy eficaz en su cometido, ofreciendo resultados para nada menospreciables.

Foto tomada con la cámara trasera del Wiko View 2 con buenas condiciones de luz
Foto tomada con la cámara trasera del Wiko View 2 con buenas condiciones de luz - ABC

Y hablando de potencia, la batería es una de las sorpresas más agradables del Wiko View 2. Con un uso normal y sin mucho estrés, el terminal aguanta cerca de dos días sin tener que conectarse al cargador. En nuestras pruebas, aguantó 20 horas con un impresionante 13% de batería restante (después de un uso superior al medio). Sufre algo más en caso de los adictos al móvil, ya que sus 3.000 mAh se pueden quedan cortos si le exigimos un rendimiento extra en forma de videojuegos o aplicaciones pesadas. Aún con todo, deja muy buenas sensaciones. No tanto la falta de carga extra, que hace tediosa la hazaña de recuperar energía por parte del Wiko View 2 comparado con otros terminales.

En conclusión, un móvil por 199 euros que ofrece tecnología como el reconocimiento facial o la pantalla casi sin marcos (además de perfecto para hacerse selfies), perfecto para el usuario medio que utiliza el smartphone como herramienta y no como modo de vida.