Posible diseño del nuevo Samsung Galaxy S8 filtrado por el «tuitero» Evan Blass
Posible diseño del nuevo Samsung Galaxy S8 filtrado por el «tuitero» Evan Blass - EVLEAKS
RUMORES Y FILTRACIONES

Samsung Galaxy S8: todo lo que sabemos de uno de los «smartphones» a batir este año

La firma surcoreana presenta este miércoles su nuevo buque insignia pero, a día de hoy, ya se saben prácticamente todos sus detalles, entre los que llamará la atención su diseño panorámico y la llegada de un novedoso mayordomo virtual

MADRIDActualizado:

Llevamos tiempo avisándolo: las grandes presentaciones han pasado a la historia. Gracias a las filtraciones (¿casuales u orquestadas por las propias marcas?) los consumidores pueden ir abriendo el apetito por las novedades tecnológicas. En los últimos años se han escapado de las cajas de los secretos de las grandes firmas como Apple, LG o Huawei algunas de las principales características de sus futuros modelos de teléfonos móvil.

Del Galaxy S8, próximo buque insignia de Samsung, de alabada maestría publicitaria, se ha dicho de todo. Se sabe ya prácticamente de todo. Este miércoles 29 de marzo a las 17 horas (hora española) se presenta de manera oficial en un evento previsto en Nueva York en donde se darán a conocer sus verdaderas prestaciones y características para intentar convertirse en el «smartphone» a batir al tiempo que se sacude las miserias tras el fracasado lanzamiento del Note 7, que pese a los meses que han pasado todavía está dibujado en la retina de muchas personas.

Un tropiezo más, un desliz puede llevar al traste, y esta vez puede que sí, a su imagen de marca en el mercado. Para contrarrestar la polémica, la firma surcoreana ya se ha encargado desde hace meses a sacar pecho de sus fuertes controles y test de calidad para garantizar la seguridad de sus productos. Se juega Samsung mucho, pues, pero según se espera el nuevo modelo de la gama Galaxy contará con importantes novedades y un diseño exterior muy interesante que podemos anticipar otras firmas del sector le seguirán.

Se sube al carro de los móviles todo-pantalla

Haciendo un repaso de los retales en forma de filtraciones que nos hemos encontrado, las predicciones apuntan a que el Galaxy S8 estrenará un diseño renovado que se sumará al carro de «móviles todo pantalla», una tendencia que marca sus pasos durante este año. Veremos, sin embargo, si esa fórmula, estrenada ya por otros terminales como el LG G6 o anticipada por Xiaomi en su MiMix rinde en ventas como sus antecesores.

Por lo pronto, el nuevo terminal surcoreano vendrá en dos versiones diferenciadas por tamaño, consolidando la propuesta de ofrecer un móvil para todos los bolsillos (por su tamaño, no por su precio) y otro de mayores dimensiones que, como reclamo, intentará colocar algunas prestaciones más avanzadas. De 5.7 y 6.2 pulgadas de pantalla serán las opciones. Con resoluciones QHD (2.960 x 1.440 píxeles) y tecnología Super Amoled que garantiza unos colores intensos y negros profundos, aunque si bien es cierto que no satisface las expectativas de algunos consumidores que encuentran en este tipo de paneles imágenes demasiado artificiales.

Un formato original

Pero el formato será uno de sus grandes atractivos. Un panel ultrapanorámico, concebido para que sea más alta que ancha, coqueteará con un formato 18:9 lo que indica que se podrá dividir la pantalla en dos cuadrados. Con ello se podrá ejecutar dos ventanas y aplicaciones al mismo tiempo y, gracias a esta opción, retorcer la idea de móvil para el trabajo. Además, este diseño permitirá consumir contenido de video de una manera diferente y ver y tomar fotografías panorámicas más ajustadas. Se especula en torno a la posibilidad que Apple también adopte este concepto en su iPhone del décimo aniversario.

Sin botón físico y con el lector de huellas detrás

Para lograr ejecutar esta gran pantalla y mantener el tamaño del chasis la firma surcoreana prescindirá de algunos botones físicos, como el característico Inicio, eliminar los bordes laterales y organizar todos los sensores y lentes en la parte superior. Sin embargo, para alcanzar este propósito la idea que han querido llevar a cabo es trasladar el lector de huellas dactilares a la parte trasera, lo que pese a las exigencias del guión, puede repercutir en la comodidad del propio usuario a la hora de realizar pagos móviles o desbloquear la pantalla con el dedo. ¿Por qué? Un movimiento extraño, y más teniendo en cuenta la mala experiencia en otros terminales y que han obligado, en el caso del Huawei P10, a incorporarlo en la parte frontal.

¿Reconocimiento facial? ¿Cámara desactualizada?

Afortunadamente, la experiencia del Note 7 no ha quedo en balde, puesto que se comenta que se llevará al Galaxy S8 un sistema de reconocimiento facial, incrementando con ellos los pasos en la verificación de credenciales y robusteciendo su seguridad. Sin embargo, esta opción puede estar llamada a causar expectación pero acabe sin adoptarse entre la mayoría de sus propietarios. Suena a la típica función que gusta mucho para presumir entre los amigos pero a la hora de la verdad pocos utilizan. Tal vez estemos equivocados...

En otros apartados como la calidad fotográfica Samsung será conservador en su planteamiento. Hablamos de que las cámaras de los móviles hoy en día son capaces de ayudar a vender dispositivos, como ha quedado patente con el iPhone 7 Plus, que ha demostrado que hay público. Además, nos encontramos en una era en donde los principales fabricantes han apostado por esta configuración de llevar doble lentes para mejorar la imagen. Sin embargo, el próximo modelo de Samsung está previsto que añada una única cámara principal de 12 megapíxeles y otra frontal de 8 megapíxeles. ¿Acertarán los pronósticos? ¿Supondrá, en caso que sea así, una decepción?

Más potencia

¿Qué más se comenta al respecto del Galaxy S8? Pues, por lo pronto, y recogiendo los detalles que se han filtrado antes de tiempo el próximo «smartphone» de la gama albergará dos tipos de procesadores distintos en función del tipo de mercado al que irá dirigido, con el Snapdragon 835, el chip más avanzado y potente de Qualcomm, y un Exynos 8895 de fabricación propia que, según se cree, estará destinado al público europeo. Se habla, además, de que estará acompañado de 4 GB de memoria RAM que, sobre el papel, garantizará un rendimiento fluido en el manejo, control y apertura de aplicaciones. Por su puesto, gobernado por el sistema operativo Android en su versión más actualizada aunque con algunas modificaciones propias.

La batería, bajo la lupa

Uno de los detalles que más se mirará con lupa será, sin lugar a dudas, su batería. Y no por si ésta es de mayor o menor capacidad, sino por su eficiencia energética. El gran tropiezo de la marca con el Note 7 ha hecho reaccionar a la marca surcoreana para poner más esfuerzos en que todo salga a pedir de boca. Por esta razón, la presentación se ha postergado. En un principio estaba previsto que se viera en la pasada feria Mobile World Congress de Barcelona, hace un mes, pero la decisión de Samsung ha sido tirar de chequera para captar todo el interéres mediático.

Según la revista «Forbes», la batería del nuevo terminal será de 3.000 mAh, mientras que el modelo de mayor tamaño contendrá una de 3.500 mAh. Las primeras hipótesis apuntan a que ofrecerá un rendimiento más eficiente para reducir el consumo energético y, con ello, evitar que se descargue en menos de un día de uso. También incorporará un sistema de carga por inducción para poder alimentarlo sin necesidad de enchufarlo, una propuesta

Un mayordomo «inteligente»

Otro de los aspectos que más intriga (y seduce) es la forma en que se comportará el nuevo asistente virtual de Samsung, llamado Bixby, el cual se dice se basará en Inteligencia Artificial para «aprender» del propio usuario y anticipar sus necesidades. Pero, por ahora, todo son dudas. ¿Será mejor que Siri, la propuesta de Apple? Partiendo de la base que la llegada de Bixby se debe en parte al talento adquirido tras la compra de Viv Labs, creadores del software de los dispostivos de la manzana, por parte del gigante coreano, por ahora se puede decir que funcionará bastante, bastante bien, pero como siempre habará que hincarle el diente cuando se pueda.

Pero, ¿superará el comportamiento de Google Assistant, Alexa o Cortana? En cualquier caso, esta estrategia vuelve a indicar el esfuerzo e la industria por ofrecer nuevas formas de interactuación con las máquinas. Y eso es una buena señal. Del precio mejor ni hablar... se comenta que llegará el próximo 21 de abril a un precio de 799 euros, pero en el rango de lo que se espera en la categoría «premium».