SAMSUNG
Samsung Galaxy S10

Samsung Galaxy S10, el teléfono que apuesta por la revolución de la fotografía móvil

El anuncio, realizado en San Francisco, se produce apenas unos días antes del comienzo del Mobile World Congress (MWC). La compañía coreana no ha querido que su lanzamiento estelar comparta focos con las decenas de dispositivos que se lanzarán allí este año

Actualizado:

Más potente, con mejores cámaras y con más posibilidades. Samsung ha desvelado sus nuevos Galaxy S10. «Los» y no «el», porque no se trata solo de un dispositivo, ni de dos, ni de tres, como sucedió el año pasado con el S9, sino cuatro diferentes. El último y más sofisticado de ellos es el nuevo Galaxy S10 5G, que como su nombre indica, llega perfectamente pertrechado para aprovechar las capacidades de las futuras redes ultrarápidas de comunicaciones móviles.

El anuncio, realizado en San Francisco, se produce apenas unos días antes del comienzo del Mobile World Congress (MWC), la gran feria mundial de telefonía móvil que se celebra cada año en Barcelona. Samsung no ha querido que su lanzamiento estelar comparta focos con las decenas de dispositivos que se lanzarán allí este año y ha optado, en un movimiento inteligente, por adelantarse.

La más «modesta» de las cuatro versiones del nuevo Galaxy es el S10e, algo similar a lo realizado por Apple en el caso del iPhone XR. Pero que a nadie le quepa duda de que el terminal sigue mereciendo el calificativo de «gama alta». Así lo atestigua, por ejemplo, el procesador elegido, el nuevo Exynos 9820, fabricado por el propio Samsung (En Estados Unidos será el Qualcomm Snapdragon 855), que comparte con las demás versiones anunciadas; o su memoria RAM de 6 u 8 GB, o su cámara dual, con un sensor Gran Angular de 12 megapíxeles y apertura variable entre F/1,5 y F/2,4, y un Ultra Gran Angular de 16 megapíxeles y apertura F/2,2.

Con una batería de 3.100 miliamperios y carga rápida incluida (tanto por cable como inalámbrica), el nuevo S10e nos llega con una pantalla de 5,8 pulgadas Full HD+ (522 píxeles por pulgada de resolución) y 128 ó 256 GB de espacio para almacenamiento. En resumen, a pesar de ser el más sencillo de los cuatro modelos presentados, incluye todos los elementos esenciales de la gama alta. El precio de cada terminal, en España, es el siguiente: el S10E, 759 euros; S10: 909 euros. El S10 Plus de 128 GB: 1.009 euros; el S10 Plus de 512 GB: 1.289 euros; S10 Plus de 1TB: 1.609 Euros

La primera pantalla Dynamic Amoled

Pasamos ahora al Samsung Galaxy S10 a secas, sin apellidos ni siglas adicionales. Es el modelo intermedio y quizá el mejor equilibrado en cuanto a prestaciones. Sin duda, será el principal caballo de batalla de la firma para la temporada que viene. Según fuentes de la marca, este terminal incluye «la mejor pantalla desarrollada por Samsung hasta la fecha». Se trata de una nueva vuelta de tuerca a las clásicas pantallas Amoled de Samsung, las mejores que existen para teléfonos móviles, y recibe el nombre de Dynamic Amoled.

Es la primera vez que una pantalla así se monta en un smartphone. Cuenta (también por primera vez) con la certificación HDR 10+ y es capaz de representar una gama aún más amplia de colores que sus predecesoras. Ofrece, además, mejor contraste que cualquier dispositivo móvil existente, lo que le ha valido la certificación de VDE. En otras palabras, la nueva pantalla, que es de 6,1 pulgadas y calidad QUAD HD + curvada (550 ppi) es capaz de representar las imágenes más coloridas y realistas vistas hasta ahora en un smartphone, con colores exactos y brillantes que no desmerecen ni siquiera cuendo el dispositivo está a pleno sol.

Pero no terminan aquí las novedades, La pantalla, que cubre el 93,1% del frontal del teléfono (no tiene «notch»), lleva además «incrustados» una serie de sensores (entre ellos el de la cámara frontal), lo que permite ganar la superficie que en otros terminales se pierde con la dichosa ceja. También el clásico botón inferior, donde muchos dispositivos llevan el lector de huellas, ha sido eliminado y sustituido por un sensor ultrasónico que reposa justo bajo el cristal y que es capaz de leer los contornos tridimensionales de nuestra huella dactilar (en lugar de una imagen en 2D). Basta colocar el dedo sobre el cristal para que éste se ilumine y capte nuestra huella, desbloqueándo instantáneamente el teléfono. Un sistema que, según los expertos, resulta más rápido y seguro que el lector convencional.

El procesador, como se ha dicho, es el mismo que en el resto de los modelos presentados: el novísimo Exynos 9820, construido con tecnología de 8 nanómetros y dotado de ocho núcleos con velocidades de 2,7, 2,3 y 1,9 GHz, además de capacidades de Inteligencia Artificial, de las que hablaremos más adelante en el apartado de fotografía.

En cuanto a la memoria, podremos elegir entre varias versiones, con 8 GB de RAM y 128 ó 512 GB de espacio para almacenamiento. Por supuesto, con una ranura para insertar tarjetas adicionales de memoria (Micro SD) de hasta 512 GB. La batería es de 3.400 miliamperios y cuenta con los mismos sistemas de carga rápida que el resto de los modelos presentados. De las cámaras, que son las mismas que en modelo S10+, hablaremos más adelante.

Galaxy S10+: misma base, más prestaciones

Por si alguien no tuviera suficiente con lo dicho sobre el Galaxy S10, Samsung ofrece, como en ocasiones anteriores, un modelo «Plus» que incrementa algunas de sus prestaciones. Y aunque muchas de las «tripas» del teléfono son las mismas que en el S10, el nuevo S10+ llega con una pantalla algo mayor (6,4 pulgadas), aunque con iguales características e, incluso, el mismo ratio (93,1%) con respecto a la superficie total del frontal del teléfono. Para los muy exigentes, y aunque el procesador tambièn es el mismo, existe la posibilidad de optar por una versión con 12 (en lugar de 8) GB de memoria RAM. También la batería crece hasta los 4.100 miliamperios.

Otra diferencia radica en la cámara frontal. Mientras que en el S10 «normal» solo contamos con un sensor, UHD Selfie, de 10 megapíxeles y apertura de F1,9, en el S10+ nos encontramos con una cámara delantera dual, con el mismo sensor de 10 megapíxeles pero acompañado por un segundo sensor de profundidad de 8 megapíxeles, que permite, por ejemplo, aplicar el modo retrato también a los selfies.

Cámaras, la nueva generación

Mención aparte merece el auténtico «despliegue fotográfico» llevado a cabo por Samsung, común a todos los modelos presentados (excepto el S10e) y con el que la firma coreana da el salto que todos estaban esperando, incorporando de pleno derecho la Inteligencia Artificial a la fotografía y poniéndose, por fin, al mismo nivel que sus principales rivales, principalmente chinos, entre los que destaca Huawei.

Hablamos de una triple cámara trasera, con estabilización de imagen por Inteligencia Artificial y que incluye, en los nuevos S10, S10+ y S10 5G, un teleobjetivo de 12 megapíxeles, un gran angular también de 12 megapíxeles y un Ultra Gran Angular de 16 Megapíxeles. Gobernados por la IA de una NPU (Unidad de Procesamiento Neuronal), la combinación de estos tres sensores ofrece al usuario un enorme abanico de nuevas posibilidades, a la vez que facilita, y mejora, los resultados fotográficos.

Por ejemplo, la combinación del zoom óptico de dos aumentos (hasta diez con el zoom digital) y el estabilizador de imagen Super Steady) nos permitirá obtener imagenes perfectas y vídeos sin movimientos ni vibraciones incluso si los grabamos bailando o montando en bicicleta por una ruta llena de baches. Además, tanto las cámaras traseras como las frontales son capaces de grabar nuestros contenidos en calidad UHD, y por primera vez, la cámara trasera nos permite la opción de grabar en HDR10+. El estabilizador también nos permitirá obtener dotografías y paisajes nocturnos de gran calidad, sin movimientos ni objetos o edificios borrosos incluso si no utilizamos un trípode.

Cabe destacar en este apartado que Samsung ha introducido en sus nuevos modelos (excepto, como se ha dicho, en el S10e) una novedosa lente Ultra Gran Angular, que dispone de un campo de visión de hasta 123 grados, muy similar a la del ojo humano y que resulta especialmente adecuada para tomar fotografías de paisajes o de grupos numerosos de personas sin que nadie se quede fuera de la imagen.

La NPU también se encargará de seleccionar por nosotros todos los parámetros de la fotografía y ajustarlos automáticamente a lo que estamos viendo al otro lado del visor, de forma que ya no necesitaremos pasar al modo manual ni utilizar la configuración avanzada para conseguir imágenes de calidad profesional. Para ello, la Unidad de Procesamiento Neuronal reconocerá de forma automática diferentes escenas (playa, cielo, vegetación, tetrato, animales, etc) y nosotros lo único que tendremos que hacer es encuadrar y disparar. El sistema llegará incluso al punto de recomendarnos, cuando vamos a tomar la fotografía, los mejores encuadres para que nuestra foto sea perfecta.

Pero el nuevo software inteligente de los Samsung Galaxy S10no solo se ocupará de que hagamos buenas fotografías, sino que está diseñado para vigilar continuamente el consumo de la batería (y optimizarlo), así como de comprobar el uso que se está haciendo de la CPU, de la memoria RAM, la temperatura del terminal y qué tipo de aplicaciones son nuestras preferidas, para abrirlas más rápidamente. También la conexión wifi se ha vuelto «inteligente», y nos avisará cuando entremos en alguna red potencialmente peligrosa.