SAMSUNG GALAXY FOLD
SAMSUNG GALAXY FOLD - Martyn Landi/PA Wire/dpa

Samsung Galaxy Fold: la compañía pospone indefinidamente la venta mundial de su terminal plegable

«En las próximas semanas anunciaremos la fecha oficial de lanzamiento del dispositivo», informa el gigante surcoreano, sin concretar plazo alguno

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Día negro para Samsung. La compañía escribe, este lunes 22 de abril, un segundo capítulo «negro» en su historia. La firma surcoreana ha confirmado que retrasa la salida del Galaxy Fold, el primer teléfono flexible llamado a hacer historia, tras los problemas que presenta la pantalla y que se han dado a conocer en los últimos días.

«Hemos decidido posponer el lanzamiento del Galaxy Fold», informa la firma en un comunicado emitido este lunes. El objetivo, explican, es «poder analizar en detalle» los comentarios vertidos por los periodista estadounidenses a los que se les había facilitado hace solo unos días algunas unidades del terminal para que lo pusieran a prueba. Todos ellos notificaron fallos en la pantalla principal. Incluso con tan solo un día de uso. Samsung asegura que quiere «realizar más pruebas internas» y que por ello ha decidido no lanzar de momento el «smartphone». «En las próximas semanas anunciaremos la fecha oficial de lanzamiento del dispositivo», informan, sin concretar plazo alguno.

Estaba previsto que el revolucionario «smartphone» flexible se lanzara este viernes 26 de abril en EE.UU., a un precio de 2.000 dólares, y el próximo 3 de mayo en varios países de Europa, entre los que se encontraba España. Sin embargo, los problemas de su panel han provocado que la compañía haya tenido que cambiar los planes.

«Los resultados iniciales del análisis de las incidencias en las pantallas de las que hemos tenido noticia muestran que estas podrían deberse a impactos en las áreas más expuestas de la bisagra, su parte superior e inferior. También hemos conocido un incidente en el que sustancias encontradas dentro del dispositivo afectaron al rendimiento de la pantalla», añaden.

Samsung, aún así, recuerda que se trata de «una categoría de dispositivo móvil completamente innovadora que utiliza múltiples nuevas tecnologías y materiales capaces de crear una pantalla tan flexible que puede doblarse». Y añade: «Nos sentimos realmente entusiasmados por las expectativas generadas alrededor del Galaxy Fold».

En el comunicado remitido, la firma se muestra optimista, pues «muchas de las personas que han probado este nuevo dispositivo han destacado su gran potencial». Añaden: «Vamos a adoptar las medidas oportunas para reforzar la protección de la pantalla y mejoraremos la guía sobre el cuidado y uso de la pantalla, incluida la capa protectora». Y es que el móvil presenta un protector de pantalla que, en algunos casos, ha sido retirado, provocando graves daños en el panel. El problema es que, hasta el momento, no se ha especificado la importancia de dicha película protectora.

El panel flexible: en el ojo del huracán

La pesadilla para Samsung ha arrancado en la mañana de este lunes. Con el objetivo de evitar revivir el caso del Note 7, el móvil que explotaba, la firma surcoreana anunciaba que retrasaba la presentación del Galaxy Fold en España por problemas técnicos. Una decisión acertada, teniendo en cuenta que el Note 7 se retiró del mercado poco después de salir a la venta.

Las acciones de Samsung han caído un 4,3 % en la Bolsa de Seúl desde que trascendieran el pasado miércoles los fallos registrados, sin que los analistas se atrevan a aventurar si el desplome ha pasado o si los títulos seguirán cayendo.

Los teléfonos flexibles fueron los auténticos protagonistas en el Mobile World Congress de Barcelona, celebrado el pasado mes de febrero. En la ciudad Condal, Huawei presentó también su propio terminal plegable, el Huawei Mate X, pero Samsung se adelantó unos días y decidió presentar el Galaxy Fold esa misma semana, junto a las cuatro versiones del Samsung Galaxy S10. La firma ha celebrado, este año, diez años desde que presentara el primer Galaxy S. El momento era idóneo y el objetivo era asegurarse realmente la medalla de oro y conquistar un primer puesto que ahora le resulta amargo.

Desde entonces, numerosas dudas e inconvenientes han rodeado a esta tendencia que aún está sin consumar. Además del precio (estos terminales plegables superan los 2.000 euros), las dudas en cuando a la durabilidad de la pantalla flexible ha sido una de las mayores incógnitas de la que han alertado los expertos. Y eso que Samsung aseguró que dobla y desdobla el panel más de 200.000 veces para ponerlo a prueba. El gigante surcoreano aseguraba que lo consideraba «vital para garantizar la durabilidad del diseño flexible del dispositivo y de la pantalla Infinity Flex». Pero está claro que no ha sido suficiente.