Probamos el Xiaomi Mi A2 Lite

El gigante chino no escatima en batería en este nuevo terminal que convence por sus buenas prestaciones a un precio que muy poco competidores son capaces de ofrecer

MADRIDActualizado:

Si buscas un «smartphone» básico, que haga fotos decentes, te permita tener instaladas las aplicaciones básicas que necesitas en tu día día y, sobre todo, con una buena batería, el Xiaomi Mi A2 Lite es tu móvil.

El gigante chino no escatima. Tiene teléfonos para todos los gustos y necesidades. Y lo mejor de todo son los precios en los que se mueve. Por eso, una vez más, Xiaomi se cuela entre nuestros favoritos con el Mi A2 Lite, el hermano pequeño del Mi A2.

Ten muy en cuenta este terminal de cara a Navidad. Si tienes que regalar un móvil a tu padre o a tu madre, incluso a tu hermano pequeño, esta opción es un triunfo seguro. ¿Y por qué?

Para empezar por su precio: podemos adquirirlo desde 179 euros en la tienda oficial de Xiaomi. «No es nada caro», pensarás. Y estás en lo cierto aunque de momento no hayamos ni entrado a analizar las prestaciones. Pero el fabricante chino es lo que tiene: conquista por sus precios.

Mi A2 Lite es un terminal muy manejable. Es pequeño, a pesar de la tendencia creciente que encontramos en el mercado de la telefonía móvil. Pero su pantalla, dotada con tecnología de reconocimiento facial, con «notch» FHD de 5,84", fullscreen de 19:9, es más que suficiente en un terminal tan compacto con este. En realidad, no hace falta más. Con una mano se maneja a la perfección a pesar de sus dimensiones: 8,75 mm de grosor y un peso de 178 gr.

Además, si eres de los que se preocupan bastante por el diseño, te diré que lo tienes disponible en tres colores: azul, negro y oro. Y que el «notch» en la pantalla, a diferencia del Mi A2 que no lleva la popular muesca, le confiere un aspecto propio de la gama alta. Todo ello en un cuerpo de metal sobre el que se curva el cristal de la pantalla 2.5D que peca de cierta falta de brillo, calidez o viveza de los colores. Pero insisto: detalles que no son percibidos por los usuarios menos exigentes.

Lo mejor: la batería

En la carcasa trasera se sitúa el lector de huellas que funciona a la perfección. Y aquí también está la doble cámara trasera, de 12 y 5 Mpx. No vamos a engañar a nadie diciendo que se trata de un terminal con potentes características fotográficas. Seamos realistas. Estamos ante un «smartphone» de gama media que ofrece una cámara decente dotada de IA. Si bien es verdad que Xiaomi presume de la cámara dual, esta falla en fotografías nocturnas. Sin embargo, el modo retrato es muy decente, así como las imágenes que hagas de día. El modo «selfie», con cámara de 5 Mpx, también está bastante logrado.

En cuanto a su rendimiento, no he encontrado problema alguno. Monta un Snapdragon 625 de ocho núcleos, como el Xiaomi MiA1. Y tenemos dos opciones: 3GB + 32GB o 4GB + 64GB. Lo mejor de todo es que es ampliable con tarjetas microSD de hasta 256 GB de almacenamiento. Cuenta también con ranura para dos tarjetas SIM, la mejor opción para llevar dos teléfonos en un solo dispositivo.

Su mejor característica, sin duda, es la batería 4.000 mAh, a pesar de no tener sistema de carga rápida. Hasta dos días he estado usando el móvil sin tener que cargarlo. Ya sabes que esto es relativo porque depende del uso que le des, pero, hasta entre los usuarios más exigentes, un día entero aguanta seguro.

Cuenta con Android One, «jack» para los auriculares y el sonido que ofrece es decente.